Acercaremos el cosmos a los ojos de millones de personas

Astrobloguers

Blog de los aficionados a la Astronomía
Astrobloguers » Entradas bajo la etiqueta revisada por pmisson

¿Vale?

We are made of star stuff

Carl Sagan, Cosmos

Sé que vendrá un día en que no veré más esta tierra. La vida se despedirá de mí en silencio, y me echará la última cortina
sobre los ojos.
Pero las estrellas velarán por la noche, y se alzará la mañana como antes, y las horas se henchirán, como las olas de la mar, levantando dolores y placeres.

Rabindranath Tagore, Gitanjali

A veces me pregunto
cómo te veían, Cielo,
los antiguos pobladores.
Otras veces, me pregunto
de qué modo te miraban.

A veces me pregunto
cuánta gente en este mundo
y este tiempo que nos lleva
se toma un minuto ¡o un segundo!
para admirar tu belleza.

Y durante las noches negras
en que tus estrellas brillan,
y la luz de las farolas
me deja observar tu manto,
yo barrunto:
¿qué será de nuestros hijos
si lo que siempre ojos veían
e impulsó a grandes personas
ahora les es privado?
¡Mal asunto!

A veces me pregunto
cómo veían, Cielo,
tu luna con catalejo.
Otras veces, me pregunto
de qué modo te amaban.

A veces me pregunto
cuánta gente en este mundo
y en este tiempo apremiante,
las estrellas del osito han contado,
o las de la osa grande…

Y en las noches en que Selene
nos observa alta, estóica,
cual cegador punto en la historia
me duele pensar nos recuerden:
brillante de ciencias, de letras;
de artes y de derechos.
Mas del dicho al hecho, un trecho
¡pues quitándonos están el verte!

A veces,
dolencia, sentencia,
presa inocencia parece.
¡Paciencia!

Y a veces,
tan solo de cuando en cuando…

A veces, esperanza me queda
de que todas esas fuerzas
que, impulsantes, fueron guía
de alguna mente inquieta
siguen despiertas, rezuman vida.

¡Démonos cuenta!

Y cuando caiga en esta Tierra
de la oscuridad el velo,
y se alce la mañana como antes
pero brillen en ti los astros, Cielo,
se irá enhorabuena todo aquello
que vanamente anhelabamos
y otra vez contemplaremos
la materia
de que está hecho el ser humano.

Fotografía de Vincent Jacques

Fotografía de Vincent Jacques

Publicado bajo la categoría Contaminación Lumínica, General, Literatura, Viviendo el IYA-AIA
Etiquetas: ,

Herschel & Planck

Logo ESASi todo marcha como está previsto, en dos días, 14 de mayo, serán puestos en órbita los satélites Herschel y Planck de la ESA. Ambos tienen misiones diferentes, pero puede decirse que su misión conjunta es la de estudiar el origen y la evolución del universo. Para ello lo que harán será observar el universo en frecuencias diferentes, centrándose Herschel en el infrarrojo lejano y Planck en las microondas. Ambos satélites serán lanzados juntos a las 15:12 hora española a bordo de un Ariane 5 desde Kourou en la Guayana Francesa. Veamos más en detalle las características y objetivos de estos dos satélites de la Agencia Espacial Europea.

Seguir leyendo »

Publicado bajo la categoría Cosmología
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Descubren un planeta con “solo” 2 masas terrestres

Se ha anunciado en el congreso que tiene estos días de la Sociedad Europea de astronomía el descubrimiento del que es, hasta ahora, el planeta más ligero encontrado fuera de nuestro querido sistema solar.

Michael Mayor en el Congreso Estatal de Astronomía en Huesca

Michael Mayor en el Congreso Estatal de Astronomía

Michael Mayor, astrofísico de la Universidad de Ginebra (y que trabaja en exoplanetas, el satélite Corot, etc…) ha anunciado hoy el descubrimiento del planeta más ligero descubierto fuera de nuestra vecindad planetaria. Este planeta, perteneciente al sistema Gliese 581 es ya un viejo conocido de los astrofísicos. Este planeta de hecho es catalogado como “e”, es decir, el cuarto (a es la estrella), Gliese 581 e. Quédense con el nombre porque dará que hablar. Así mismo han refinado los cálculos de su compañero de sistema, Glisese 581d y… ¡oh! .. resulta que se encuentra dentro de la zona habitable (condiciones óptimas para la vida, agua líquida…) del sistema. Todo esto ha sido posible gracias al ESO (Observatorio Austral Europeo), tras 4 años de trabajo continuado en exoplanetas y gracias también al espectrógrafo HARPS que se encuentra instalado en el telescopio de 3.4 metros en La Silla. En palabras de Michael Mayor, cada día están más cerca del “santo grial”

The holy grail of current exoplanet research is the detection of a rocky, Earth-like planet in the ‘habitable zone’ — a region around the host star with the right conditions for water to be liquid on a planet’s surface

Gliese 581 es una estrella localizada en la constelación de Lira a unos 20.5 años luz y su planeta “e” da una vuelta en torno a la estrella en apenas 3.15 días. Desgraciadamente se encuentra demasiado cerca de la zona caliente como para albergar/suponer/condicionar un desarrollo de vida tal y como tenemos en la Tierra. El planeta que ha sido “movido” a la zona habitable es un planeta tipo Neptuno. Con todo esto Gliese 581 cuenta ya con su sistema planetario del que conocemos 4 miembros, Gliese 581 b tiene 16 masas terrestres, c 5 masas terrestres y de 7 masas terrestres. En cuanto a Gliese 581 d, el planeta puesto en zona habitable, se espera que esté cubierto por un océano (de agua o de algún otro elemento, como el metano en Titán).

Comparación de los sistemas del Sol y Gliese 581, la zona azul corresponde a la zona habitable.

Comparación de los sistemas del Sol y Gliese 581, la zona azul corresponde a la zona habitable. Copyright de la ESA.

It is amazing to see how far we have come since we discovered the first exoplanet around a normal star in 1995 — the one around 51 Pegasi,” says Mayor. “The mass of Gliese 581 e is 80 times less than that of 51 Pegasi b. This is tremendous progress in just 14 years.

Como dice Mayor, si en 14 años hemos reducido la masa detectable 1/80, ¿cuánto falta para poder anunciar el descubrimiento de un exoplaneta como la Tierra?. Sea cuando sea cambiará el rumbo de la historia.

Impresión artística de Gliese 581 e

Impresión artística de Gliese 581 e

Fuente: Nota de presna de la ESA y Cuaderno de bitácora estelar

Publicado bajo la categoría Exoplanetas, General, Historia de la astronomía, Planetaria
Etiquetas:

El Guardián de las Cosechas

messierSi hay un astrónomo popular entre los aficionados a la observación del cielo nocturno, ese es Charles Messier (1730-1817). Francés de adopción, nació en un ducado por aquel entonces independiente en lo que hoy es la Lorena Francesa. Tuvo una formación enfocada a las finanzas y los negocios, algo similar a un contable, y por ese motivo tardó mucho en ser reconocido por los astrónomos de la Real Academia.

A la edad de 21 años consiguió una plaza como asistente en el nuevo Observatorio Naval de París, a donde se trasladó en 1751. El Observatorio Naval era mucho más modesto que el prestigioso Observatorio Real de París. Su formación fue dirigida allí por Deslile, y por el asistente de este, Libour. Su trabajo consistía en hacer copias a mano de mapas y reportes de observación.

Deslile tenía contacto con Newton y Halley. Siguiendo los cálculos de este último, se preparó para la reaparición predicha del cometa que más tarde llevaría su nombre en 1758. A partir de los cálculos de Deslile que predecían el paso por el perihelio en abril de 1759, Messier dibujó un mapa del paso del cometa sobre el fondo de estrellas y recibió órdenes de comenzar su búsqueda en verano de 1758. Fue su primer trabajo astronómico de importancia.

Messier consiguió recuperar el cometa el 21 de enero de 1759, pero no fue el primero en hacerlo. La órbita calculada por Deslile estaba bastante alejada de la real, y este, orgulloso, razonó que el cometa encontrado por Messier era “otra cosa”. Por ese motivo no pudo publicar sus observaciones hasta pasados tres meses, en los que ya era evidente el error de Deslile. Esta demora levantó sospechas entre los astrónomos del Observatorio Real, que nunca le reconocieron el descubrimiento independiente del cometa.

El descubrimiento de nuevos cometas fue la gran pasión de Messier. Fue el primer “cazador de cometas” de la historia, con un equipo modesto, pero con una gran pasión y meticulosidad en sus estudios. Introdujo el telescopio como instrumento de búsqueda de nuevos cometas; antes de él los cometas se descubrían a ojo desnudo. Observó un total de 44 cometas, descubriendo por si mismo 21 de ellos. Los seguía observando por largos periodos, anotando sus distintas posiciones, con lo que posteriormente se pudieron calcular sus órbitas.

Messier fue un observador ajeno a estudios teóricos. Su gran complemento fue su amigo Saron, que desarrolló los cálculos matemáticos que permitían a Messier recuperar un cometa tras una temporada sin observarlo.

El reconocimiento a su labor le llegó pronto desde fuera, siendo nombrado miembro de las academias de ciencias inglesa y alemana en 1764. Sin embargo, en Francia no fue tenido en tanta consideración. Quizás por el personal reconocimiento de su labor por el rey, fue admitido al fin en la Academia Francesa de Ciencias en 1770. En 1771 heredó el cargo de su maestro Delisle como Astrónomo de la Marina.

En 1771 también completó la primera versión de su Catálogo con 45 objetos nebulosos. Messier no le daba demasiada importancia a esta obra, considerándola un simple subproducto de sus verdaderas investigaciones. La segunda edición vio la luz en 1780, ampliada a 68 objetos. La tercera edición llegó un año después, ampliando la lista a 103 objetos, gracias al impulso de su nuevo amigo, Pierre Méchain (1744 – 1804). Esta fue la última edición del Catálogo, a pesar de que Méchain hizo muchos más descubrimientos con posterioridad.

uranoEn 1781 William Herschel descubrió Urano, y consultó a Messier sobre la posibilidad de que se tratase de un nuevo cometa. Las precisas observaciones de este y los cálculos obtenidos a partir de ellas por Saron lo confirmaron como un nuevo planeta.

En los años que siguieron a la Revolución Francesa su posición, como la de tantos otros, se vio comprometida. En 1793 todas las academias fueron disueltas. En 1794 su amigo Saron murió en la guillotina. En 1795 se fundó en París el Bureau des Longitudes, del que en un principio no formaba parte Messier, que entró al año siguiente sustituyendo a Cassini.

Fue condecorado con la Legión de Honor por Napoleón en 1808. Por esas fechas su vista ya había empeorado bastante, y ya no era capaz de leer o escribir. En 1812 sufrió una parálisis lateral. Murió con 87 años, el 11 de abril de 1817.

bode_tarandus_custosLa labor de gran descubridor de cometas de Messier le valió el reconocimiento en vida de su colega Jerôme de Lalande en 1775, al crear este en su honor la constelación de Custos Messium, el Guardián de las Cosechas, en reconocimiento a su constante patrullar por la bóveda celeste. Fue rápidamente recogida en las nuevas cartas celestes de impresión francesa, donde aparecía con su nombre en francés: le Messier. También Bode la incluyó en los atlas prusianos, junto con otras dos constelaciones invención de Lalande, y las suyas de cosecha propia. Todas estas constelaciones cayeron en desuso apenas 80 años después.

La constelación del Guardián de las Cosechas ocupaba un espacio situado en lo que ahora son zonas del norte de Cefeo, Casiopea, y la Jirafa. Sus estrellas eran muy débiles, siendo la más brillante de ellas 40 Cas, y no contenía ningún objeto de su Catálogo.

Es precisamente por ese Catálogo por el que hoy en día recordamos a Charles Messier, a pesar de que él mismo y sus contemporáneos siempre lo consideraron como una obra secundaria de su labor de descubrimiento y seguimiento de cometas.

El trabajo del catálogo fue desarrollado en distintas etapas y ampliaciones. Su última edición llegaba hasta los 103 objetos. El resto de objetos del Catálogo, hasta el 109, fueron siendo añadidos manuscritos por Messier sobre su propia copia impresa. Sin embargo, nunca hubo una nueva edición; muy pronto se vio ampliamente superado por el catálogo de 2000 objetos de William Herschel, que contaba con telescopios de calidad muy superior a la de los de Messier.

Quizás sea por la poca calidad de los telescopios de Messier, junto con que realizase todas sus observaciones desde el observatorio de París, lo que hiciese que las entradas de su catálogo gocen hoy en día de tanta popularidad. Son objetos brillantes, extensos y fáciles de localizar, y están todos al alcance de cualquier observador del Hemisferio Norte.

El Catálogo Messier fue publicado con algunas erratas o errores de cálculo. No fue hasta mediados del Siglo XX que fueron recuperados los objetos perdidos del mismo, en concreto M47, M48 y M91. Aún hoy en día se mantiene la polémica sobre si M102 es una entrada duplicada de M101, o se refiere a la galaxia NGC 5866 en el Dragón, anotada con un error de 5º exactos en su ascensión recta.

M110 fue añadido también en el siglo XX, pues aunque Messier la había observado y dibujado junto con M31 y M32 el 10 de agosto de 1773, por algún extraño motivo no la había incluido en su catálogo.

Observar los 110 (o 109) objetos del Catálogo puede ser una reconfortante labor de varios años de observación, aunque con mucha voluntad y algo de suerte, se puede intentar ver todos en una sola noche muy especial, la Maratón Messier.

En los años 70 del pasado siglo, algunos aficionados norteamericanos repararon en que no había ningún objeto del Catálogo Messier entre los 320º y los 30º de longitud sobre la Eclíptica, un hueco de 70º que permitiría, en una noche sin Luna de marzo lo más próxima posible al equinoccio o pocos días después, ver los 110 objetos del Catálogo en una sola sesión. Cualquier otra noche del año los observadores del Hemisferio Norte pueden llegar a ver hasta 95 de ellos.

Esto es válido dependiendo de la latitud del observador; para llegar a ver los 110 objetos, es preciso estar entre los +10º y +35º de latitud, ya que en esa zona la duración del crepúsculo es menor, y los objetos más críticos de la lista alcanzan mayor altura.

Para el resto de los observadores del norte, es imposible llegar a completarlo. Hasta los +50º de latitud, se trata de una carrera contra el amanecer en la que M30 sale cuando el cielo se ha llenado ya de claridad, y en la que hay que observar a M69, M70, M54, M72, M73, M2 y M75 nada más comiencen a asomar sobre el horizonte oeste. Por encima de esa latitud, la mañana va ganando tiempo a estos objetos y no son visibles.

Los observadores del Hemisferio Sur no tienen posibilidad de seguir este evento. A fin de cuentas, Messier hizo todas sus observaciones desde la ciudad de París, y el cielo del sur era un completo desconocido para él.

Si se consiguen observar todos, excepto el esquivo M30, sirva de coartada que se observó M102, que no está en el Catálogo Messier oficial, con lo que el numero total de objetos observados es el mismo.

Anímate e inténtalo, no hay una oportunidad mejor hasta el 2014. Y si el reto te parece pequeño, puedes intentar hacer el M³, que consiste en hacer la Maratón Messier, pero sin lista previa de objetos ni cartas de localización.

Publicado bajo la categoría Cielo Profundo, Cuerpos Menores, Experiencias de Observación, Historia de la astronomía
Etiquetas:

Lulin, el cometa del Año Internacional de la Astronomía, de momento

Un Año Internacional de la Astronomía tenía que tener su cometa, y este es le C/2007N3 – Lulin, de momento, a la espera de que los cielos nos den uno más brillante y espectacular que lo desbanque.

La IAUC 8857 del 18-07-2007 informo del descubrimiento del C/2007 N3. Inicialmente fue descubierto el 11-07-2007 como un objeto asteroidal, posteriormente, el día 17, fue percibida en imágenes CCD su naturaleza cometaria.

Los elementos orbitales preliminares y las efemérides indicaban que el cometa pasaría por el perihelio el 7 de Enero de 2009 a la distancia de q= 1.2 UA, pudiendo llegar a alcanzar la magnitud 6 y por lo tanto ser visible con pequeños telescopios o prismáticos. Días más tarde los elementos orbitales mejorados indicaron que el perihelio real sería el 10 de Enero, no el 7 como se había indicado en las primeras previsiones.

Su incremento ha sido lento, podéis observarlo en esta gráfica:

light-lulin1

Gráfica: Dr. Mark Kidger (basada en medidas multiapertura de miembros del grupo de Observadores_Cometas http://www.observadores-cometas.com

Las últimas estimaciones visuales le daban una magnitud 6.9, y las últimas imágenes dejan ver una tenue cola y por hallarse la tierra próxima al plano orbital del cometa podemos apreciarle anticola.

c2007n3-090118-j24

En torno al día 20, en fechas de novilunio, el cometa debería alcanzar la magnitud 4 aproximadamente, pudiendo llegar a ser visible débilmente y en cielos oscuros a simple vista. En pocas semanas cruzará buena parte del cielo, desde la constelación de Libra a Géminis y será fácil de localizar y observar con prismáticos.

Publicado bajo la categoría Cuerpos Menores
Etiquetas: ,

El cielo se nos cae encima

Asterix and the falling sky

El mayor miedo que tenían los irreductibles galos de Uderzo es que el cielo se les cayese encima. Desde que presenciamos el impacto del Shoemaker-Levy 9 contra Júpiter en 1993 nosotros también somos conscientes de ese riesgo. Afortunadamente 29401 Astérix y 29402 Obélix se encuentran en el cinturón principal con una órbita estable y lejana a nosotros, pero hay otros cuerpos que sí se aproximan a nuestro planeta. Diversos proyectos rastrean el cielo en busca de estos NEOs (por sus siglas en inglés, Near-Earth Objets, Objetos próximos a la Tierra).

Mucho se ha escrito ya sobre el Apophis, y si bien sabemos que son nimias sus probabilidades de impacto, hay otros cuerpos que sí impactan contra nosotros todos los días. En la actualidad tenemos catalogados a más del 90% de los cuerpos realmente peligrosos, pero a la Tierra llegan hasta 100 toneladas diarias en forma de meteoroides de entre micras y una decena de metros de diámetro.

En 2008 se llegó a un hito en la predicción de estos impactos (en este caso en impacto atmosférico). Un asteroide fue descubierto antes de su colisión con nuestro plante y fue seguido hasta que se desintegró, casi en su totalidad, en nuestra atmósfera.

El asteroide 2008 TC3 fue descubierto en un rastreo de asteroides habitual del ‘Catalina Sky Survey’ que se realiza desde el Observatorio de Mount Lemmon. Las primeras observaciones indicaban que había un 90% de probabilidad de impacto. La comunidad internacional se hizo eco de la noticia y se realizó un seguimiento global, en el que los observadores aficionados españoles participaron con un 30% de las observaciones enviadas al MPC (Minor Planet Center, organismo encargado del archivo de observaciones de asteroides y cometas).

Un asteroide de entre 1 y 5 metros de diámetro impactó a más de 12 km/s, el pasado 7 de octubre a las 04h45m45s hora oficial peninsular (UTC+2), dando lugar a un gran bólido o estrella fugaz de gran brillo. Este fenómeno es habitual y no conlleva ningún riesgo gracias a la protección atmosférica que frena al cuerpo y lo volatiliza casi en su totalidad. Es posible que hayan caído algunos meteoritos en una remota región del NE de Sudán, en el cuerno africano.

Imagen del impacto atmosférico en el infrarrojo

Imagen en el infrarrojo donde se aprecia el desplazamiento del asteroide de Oeste a Este, con la explosión final que tuvo un brillo superior al de la Luna Llena (magnitud < -12). El satélite meteorológico Meteosat 8 también registró el suceso. Crédito de la imagen: Zdenek Charvat, Czech Hydrometeorological Institute.

El astrofísico Peter Brown ha recopilado datos de infrasonidos que confirman el impacto atmosférico. Las estaciones de infrasonidos se emplean para detectar explosiones de armas nucleares, o como en este caso otras explosiones de gran energía. En este caso la energía emitida en la alta atmósfera fue de uno 1 o 2 kilotones (1 o 2 toneladas de TNT, en comparación la bomba sobre Hiroshima era de 15 kt). Muy lejos de los 10-15 megatones del suceso de Tunguska, y por tanto sin ningún riesgo para la vida en la Tierra.

Tras este logro, en la próxima década no serán extrañas las previsiones de grandes bólidos al igual que ahora se prevén las lluvias de meteoros o las reentradas de chatarra espacial.

Y mientras tanto 29401 Astérix y 29402 Obélix siguen orbitando entre Marte y Júpiter. En estos días se encuentran próximos a su oposición, a unas 2,2UA y magnitud 19. ¡Por supuesto Obélix un poco más brillante, que para eso es de mayor diámetro!

Publicado bajo la categoría Astronomía en Internet, Bólidos, Meteoros y Meteoritos, Cuerpos Menores, General, Investigación Amateur
Etiquetas: , , , , , , , ,

12 meses, 12 excusas

Hola amigos.

Cinturón de Orión, programa de radio.

Mi compi David Costa y servidor (a la derecha).

Es mi primera entrada en el Astroblog y me presento. Mi nombre es Manuel Rodríguez de Viguri y actualmente soy vocal de comunicación de la asociación astronómica “Astroingeo de Alicante“. Estudié Ciencias Químicas y dejé pendiente la titulación para dedicarme al periodismo, primero como mero colaborador de un buen semanario provincial y, más tarde, como coordinador de producto de un grupo multimedia radicado en Benidorm así como delegado en la provincia de un diario gratuito valenciano extinguido -o extinto- en Alicante…

Como buen amante de la divulgación científica y como buen aficionado a la astronomía quise acceder a una “comunidad de amigos” de esta ciencia para aprender más rápido, sobre todo la astronomía de posición (cómo ubicarnos tanto en el globo terrestre como en el firmamento), asentar unos conocimientos previos ya adquiridos (el manejo de prismáticos, la brújula, el telescopios, los oculares…) y lo que para mi es más importante, abrir nuevos puntos de mira a “otros mundos” que, en muchas ocasiones, están más cerca de lo que uno se piensa. Por ejemplo, dentro de uno mismo…

Astronomía - Ingeniería - Geología; Astronomía en la Tierra.

Astronomía - Ingeniería - Geología; Astroingeo.

Para este primer post quería daros a conocer el programa dedicado al Año Internacional de la Astronomía que llevaremos a cabo desde nuestra asociación, durante este año 2009 que ya comienza. Astroingeo de Alicante se sumás de este modo, gracias al impulso del profesor de la Universidad de Alicante Enrique Aparicio, a esta importante celebración mundial.

Dentro de las actividades que ofrece la organización a todos los participantes se encuentra, enmarcada dentro de las formativas, una actividad denominada algo así como “12 meses, 12 temas“. Una idea que hemos podido ver en la televisión y que no era nueva para nadie, incluso antes de la “caja tonta”. Desde Astroingeo nos sumamos a esta iniciativa que, además, sirve de hilo conductor por meses para no perderse ni una de las cosas que hacemos durante este año “galileano”:

  • ENERO está dedicado a las constelaciones de Orión, Tauro y Géminis con especial atención a la primera.
  • FEBRERO estará dedicado a Saturno yLuna, dos buenas excusas para asomarse al firmamento.
  • MARZO será el mes dedicado al “Cálculo del radio de la Tierra“, actividad nacional que coordina desde Barcelona Pere Closas.
  • ABRIL será dedicado a las “100 horas de astronomía “, una de las actividades internacionales destinado a la observación del mayor número de objetos del Catalogo de Messier. También lo dedicaremos al estudio de la “ecuación del tiempo” gracias a los datos obtenidos durante el mes de marzo dentro del “Cálculo del radio de la Tierra”.
  • MAYO servirá para dirigir la mirada al Sol, eso sí, con mucho cuidado. Nos centraremos en los métodos más seguros para observar el disco solar y, de ser posible, observaremos las manchas solares y otros fenómenos.
  • JUNIO es el mes del Solsticio de verano, por lo que se dedicará a explicar las estaciones. Está rpevista una visita a museos, como por ejemplo la Casa Museo modernista de Jorge Juan en Novelda.
  • JULIO se destinará a la Observación del planeta Júpiter y sus lunas mayores. Recrearemos la experiencia observacional de Galileo con réplicas del telescopio tal y como lo conociera el astrónomo 400 años atrás.
  • AGOSTO es el mes de las “Lágrimas de San Lorenzo” por lo se dedicará a la observación de la “lluvias de estrellas” las Perseidas. Se tratará de tomar datos para remitirlos a la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas, SOMYCE.
  • SEPTIEMBRE es un buen mes para la observación de satélites naturales y centrarnos un poco en los satélites artificiales, de modo que nos familiaricemos con la tecnología.
  • OCTUBRE será un buen momento para la observación del mayor número de planetas del sistema solar gracias a que sus órbitas harán posible la observación de Urano, Saturno, Mercurio, Júpiter, Neptuno y Marte a mediados a lo largo de la noche.
  • NOVIEMBRE dará paso a la Exposiciones de Astronomía Instrumental así como de una retrospectiva histórica de la asociación a lo largo de los últimos 20 años.
  • DICIEMBRE servirá para terminar el Año Internacional con la entrega de los premios de reconocimiento a labor astronómica en diversos campos y diversas personalidades.
  • Sobre este calendario de actividades girará la participación de esta asociación astronómica abierta a todo tipo de público y que espera conmemorar los 400 años desde que se adjudicó a Galileo Galilei la utilización, por primera vez, del telescopio para mirar a las estrellas.

    Un saludo y hasta un próximo artículo.

    Enlaces:

    www.ciudaddelasestrellas.org

    www.ua.es/personal/enrique.aparicio

    Publicado bajo la categoría Agrupaciones de tu provincia, General, Sinergias astronómicas, Viviendo el IYA-AIA
    Etiquetas:

    Edmund Halley y la longitud del Cabo Buena Esperanza

    Una de las ocasiones en las que Edmund Halley determinó Longitudes Geográficas a partir de fenómenos astronómicos, fue en el caso de El Cabo de Buena Esperanza. Esta vez utilizó una observación del final del eclipse de Luna del “5 de Marzo de 1718″. El trabajo fue publicado por Halley en Philosophical Transaction, vol.30, 1820, p.992-994. En primer lugar voy a describir el trabajo de Halley con sus propias herramientas, y después lo analizaré en detalle. Como se verá en el análisis final, el uso de una observación errónea, llevó a Halley a obtener un valor inferior al real en la posición del Cabo.

    El trabajo de Halley

    La historia comenzó 30 años antes, con una discusión con un grupo de misioneros que había llegado de un viaje a China en 1685. Estos, a partir de la observación de una emersión del satélite Io, habían determinado la posición del Cabo de Buena Esperanza 1h 11′ al este de París, ó 20º de Londres. Mucho después de esto, llegó a manos de Halley el cuaderno de viaje de un oficial del buque Emperor. Este, regresaba de un viaje desde la India cuando, estando a 180 leguas al Este del Cabo, observó el final de un eclipse de luna.

    Con los instrumentos de abordo, midió la altura del centro lunar en 13º 25′. En ese momento, la latitud a la que se encontraba el buque era de 34º 23′ Sur.  Halley calculó que para esa latitud, la luna sería visible a esa altura a las 7h 17m. De forma paralela, comparó este eclipse con el observado en Londres el “11 de febrero de 1682″ para determinar el momento en que habría sido observado en Londres, obteniendo que la totalidad se produciría a las 3h 48m y el final a las 5h 34m. Todos estos instantes se refieren a hora local del observador.

    A partir de estos datos, la longitud del barco se obtiene facilmente de la diferencia entre ambos instantes. De esta forma, determinó que se encontraba a 1h 43m ó 25º 45′ al Este de Londres. Como el buque se encontraba 180 leguas al este de El Cabo, restó esta distancia de la inicial, dando como resultado sólo 15º de diferencia entre Londres y El Cabo de Buena Esperanza.

    Las condiciones de observación del eclipse a bordo del Emperor fueron excelentes, pero Halley intentó encontrar alguna observación más realizada desde algún otro lugar, pero no encontró ninguna. En el gráfico, tomado del HM Nautical Almanac, se puede comprobar que el eclipse fué visible desde zonas donde no había observatorios en la época, y sólo desde la parte oriental de Europa podría haberse obtenido algún registro.

    Zona de visibilidad del eclipse de luna del  16 de marzo de  1718

    Al margen de la observación del eclipse, Halley utilizó el método de las distancias lunares para determinar la longitud. Halley era ya consciente de las desigualdades observadas por él mismo en el movimiento lunar, y quería refinar la posición lunar en base a la misma. Para ello utilizó un conjunto de observaciones realizadas por él mismo en Oxford en julio de 1676, y otras realizadas por Alexander Brown en un viaje al Cabo el 4 de Agosto de 1694. En estas dos ocasiones, la luna se encontraba en la misma posición orbital, tomando un periodo de 18 años y algo más de 10 días. Lo que intentaba con esto, era conocer el error al utilizar la teoría lunar, recurrieno directamente a las observaciones.

    Comprobando las distancias lunares en estos instantes, obtuvo el mismo valor par ala posición de el Cabo, en 15º.1 al Este de Londres.

    Reproducción de los cálculos de Halley

    Al analizar el relato de Halley, lo primero que se hace evidente
    es la diferencia de fechas. Al recurrir a las Tablas de Eclipses para determinar las efemérides en las que se produjo el eclipse se observa que en marzo de 1718 hubo un eclipse, pero el día 16, no el 5. La diferencia se debe a la diferencia de Calendario. Gran Bretaña no adoptó el Calendario Gregoriano hasta Septiembre de 1752, durante un Acto del Parlamento. En otros muchos paises ya se había adoptado mucho antes. En España concretamente se hizo en Octubre de 1582. Por lo tanto, todas las fechas dadas por Halley presentan una diferencia de 11 dias con las fechas T.U. En lo referente a los tiempos de observación, hay algo más de claridad, ya que se expresan en P.M.

    Por lo explicado, el eclipse del que se trata, es el del 16 de Marzo de 1718, y el final se produjo a las 17h 41m T.U. de acuerdo al “Canon of Lunar Eclipses 1500 B.C. – A.D. 3000″ de Bao-Lin Liu y Alan Fiala, Willmann-Bell, 1992. Para la latitud del lugar de la observación se deduce que la hora local eran las 19h 17m, por lo tanto la diferencia es de 1h 36m, lo que equivale a 24º.

    Por otro lado, a esa latitud de 34º 23′, tendremos que calcular a cuánto equivalen las 180 millas hasta el Cabo. 1 milla náutica equivale a 5.555 metros y a esa latitud la circunferencia terrestre tiene una longitud de 39447 Kilómetros y por lo tanto, las 180 millas equivalen a 999 kilómetros, o 9º.126. Ahora restamos estos a la posición inicial del buque para obtener la posición de El Cabo, dando como resultado 14º 50′ al Este de Greenwich. Haciendo el mismo proceso para la hora prevista del suceso en Londres, se calcula su longitud en 0º 7′ al Este de Greenwich. La diferencia entre ambas posiciones es de 14º 43′.

    Conclusión

    En realidad, la posición del Cabo de Buena Esperanza es de 18º 28′ Este, por lo que Halley cometío un error de algo menos de 3º 38′ al calcularlo. Este error debe atribuirse a esas 180 millas de las que habla el diario de abordo del Emperor. Esta medida sería probablemente errónea, lo que llevó a Halley a subestimar las posición real del Cabo. De esta forma, parece que la disputa entre los misioneros y Halley se salda con empate, ya que se encuentra a medio camino de lo estimado

    Publicado bajo la categoría Historia de la astronomía, Investigación Amateur
    Etiquetas: ,
    Arriba | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)