Acercaremos el cosmos a los ojos de millones de personas

Astrobloguers

Blog de los aficionados a la Astronomía
Astrobloguers » Entradas bajo la categoría General

La NASA en España

MDSCCCuando pensamos en las instalaciones de la NASA todo el mundo se va a Houston, por aquello de “Houston, tenemos un problema” o a cabo Cañaveral por la plataforma de lanzamiento de los transbordadores y demás sondas espaciales que lanza la mayor agencia espacial del mundo. Sin embargo, estas sondas y sobre todo las que se adentran más en los confines del Sistema Solar necesitan ser controladas desde Tierra desde más de un lugar. De ahí que para seguir a estas naves destinadas al espacio profundo se utilicen tres ubicaciones repartidas por nuestro planeta formando la Red del Espacio Profundo de la NASA. Estas instalaciones están en Barstow (California), Canberra (Australia) y Robledo de Chavela (Madrid). De esta última estación de seguimiento es de la que os voy a hablar hoy.

El Madrid Deep Space Communication Complex (MDSCC) es la única instalación de la NASA en España y como ya os comenté en el párrafo anterior se encarga de el seguimiento de las misiones que más lejos viajan por nuestro Sistema Solar. La mayor de sus antenas mide 70 metros de diámetro mientras que la más pequeña, “la Dino”, fue la encargada del seguimiento de las misiones Apollo de la NASA, incluido el alunizaje del Apollo 11 sobre la superficie lunar.

Terminal antiguo NASAEn el mes de julio tuve la oportunidad de visitar estas instalaciones y las impresiones que me dejó fueron bastante ambiguas. Por un lado me llamaron muchísimo la atención las antenas de seguimiento y la posibilidad de realizar telemetría con sondas que están a miles de millones de nuestro planeta, pero por otro me llevé una mala impresión de los instrumentos utilizados allí. Aunque es bastante probable que las salas que nos enseñaron, es decir las abiertas al público, fueran tan solo pequeñas salas de poca importancia llenas de trastos viejos e instrumentos antiguos. Y si no me creéis fijaros en el terminal de la imagen de la izquierda, más propio de los años 80 que de nuestros días.

En cuanto a las antenas, era bastante sorprendente ver cómo se movían. La de 70 metros (denominada CSS-63) que podéis ver en la imagen inferior, se encontraba realizando un seguimiento a la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), en órbita alrededor de Marte como su propio nombre indica, cuando llegamos; pero en cuanto Saturno asomó por el horizonte, cambió su orientación para el seguimiento de la sonda Cassini alrededor del “señor de la anillos”. Debido a que todavía estaba bajo en el horizonte fijaros en la inclinación de la antena. Espectacular!! Para realizar estos cambios de dirección se utiliza un sistema muy ingenioso, a la par que efectivo. En la base del radiotelescopio se inyecta aceite a presión sobre el que las 3.500 de toneladas de la antena “flotan”. Esta fina capa de aceite tiene tan solo 0,03 mm de espesor, pero es suficiente para soportar y dirigir la antena. Como os podéis imaginar, de esta forma se eliminan los rozamientos y el movimiento es más cómodo y fluido, requiriendo menos energía.

Radioantena NASASi os preguntáis por el asombroso tamaño de las radioantenas, la respuesta es muy sencilla. Las sondas espaciales emiten una señal desde un punto del espacio muy alejado de nuestro planeta, por lo que la potencia que nos llega es muy débil. Si la antena fuera pequeña no se podría recoger suficiente información debido a las dificultades para captar una señal tan tenue. Nos contaban allí que la potencia a la que llega la señal es de unos 20 W, que es menos que lo que puede consumir una bombilla en tu casa o una simple linterna. Si a esto le sumamos que la señar llega desde, por ejemplo, Saturno, ya se comprende su tamaño. De todas formas el poder de la antena principal, DSS-63, es tal que podría llegar a captar señales de tan solo ¡¡10-28 W!!

Otra característica importante es la disposición de la Red del Espacio Profundo. Al tener una estación repartida en cada tercio del planeta, separadas por aproximadamente 10.000 km cada una, se puede mantener el contacto con las sondas ininterrumpidamente. Esto es sumamente importante ya que perder la comunicación supondría la interrupción del envío/recepción de información como pueden ser el envío de órdenes a la nave o la recepción en tierra de fotos o medidas de sensores.

Red del Espacio Profundo de la NASA

Para saber un poco más sobre el completo MDSCC os recomiendo que entréis en su web y veáis el vídeo introductorio en castellano, así como toda la información sobre sus antenas y misiones.

Saludos 😉

Publicado bajo la categoría General, Instrumentación, Visitas
Etiquetas: , , , , , , , , ,

FAUNA EXTRA-SOLAR (I): Nebulosas Planetarias

Las Nebulosas Planetarias

German Peris Luque

 

Si lo que llevamos explorado de nuestro sistema solar nos parece exótico, ciertamente la riqueza en objetos extraños de formas, colores,  naturalezas y orígenes muy diferentes fuera de nuestro sistema solar, es realmente sorprendente.

 

En las dos ultimas décadas, las nuevas técnicas de detección junto con el desarrollo de nuevos dispositivos de detección, y sobre todo gracias a los nuevos telescopios entre los que destacan los telescopios espaciales, nos están ofreciendo las más bellas y sorprendentes imágenes captadas nunca en la historia de la astronomía.

 

Vamos a ocuparnos de describir que es lo que nos encontramos ahí fuera, y empezaremos por las nebulosas planetarias, que a la postre y en una primera aproximación serían aparentemente lo más parecidos a los discos planetarios que observamos con nuestros telescopios de aficionados.

 Ring_Nebula

Es curioso que en el conocido catalogo recopilado por Charles Messier (1730-1817) en su infatigable búsqueda de cometas, sólo se topara con cuatro de estos objetos, de un total de 110 que reunió.

 Charles_messier

 Estas cuatro nebulosas planetarias son bien conocidas entre los astrónomos amateurs; Messier 27 (La Dumbel en la vulpécula), Messier 57 (La anular de Lira), Messier 97 (la Lechuza, en Osa Mayor) y M76 (la pequeña Dumbell en Perseo), y podríamos concluir al realizar una observación con cualquier modesto telescópico dos cosas; son de apariencia esférica tenue y además son evidentemente escasas.

 

Estas dos simples observaciones del muestreo de planetarias del pequeño catalogo Messier, como veremos más adelante, nos va a decir mucho sobre la naturaleza de estos objetos, auténticos fantasmas del espacio.

 

William Herschel (1738-1822) fue un astrónomo contemporáneo  a Messier, entre cuyos logros más destacables esta el descubrimiento el 13 de marzo de 1781 de un nuevo planeta en la constelación de Géminis, con su modesto reflector de 15 cm. El planeta no era otro que Urano, si bien el denominó “planeta del Rey Jorge” en homenaje el rey Jorge III de Inglaterra, no fue hasta entrado el siglo XIX que se propuso (Bode) que el nombre del nuevo descubrimiento siguiera la secuencia genealógica de la nomenclatura mitológica de los planetas, y por tanto pasará a denominarse Urano.

 NPG 98, Sir William Herschel

Sin embargo, William Herschel conoció la existencia del catalogo de Messier y se propuso, ayudado por su hermana Carolin y mediante la construcción de telescopios de mayor diámetro, dedicarse al estudio de estos objetos de cielo profundo a partir de agosto de 1782.

 

En sólo un mes ya sabía que Messier sólo había recogido una pequeña muestra de objetos de cielo profundo, por lo que inició la recolección de datos acerca de los nuevos objetos. Su primer objeto descubierto fue NGC7184 en Acuario, y en poco más de un año su catalogo ya alcanzaba los 1000 objetos. En los tres años siguientes descubrió 1000 más, y en total alcanzó los 2514 objetos en una veintena de años observando.

 

Herschel se percató de las diferentes naturalezas de los objetos de cielo profundo. Algunas eran evidentes como los cúmulos estelares abiertos y globulares. Otros eran conflictivos, como las nebulosas espirales, de las que ya pensó que podrían tratarse de Universos Islas (teoría adelantada por Emmanuel Kant) como nuestra Vía Láctea. Pero otros objetos eran extraños, no se trataba de nebulosas difusas y amorfas, si no de objetos nebulosas circulares. Herschel acuñó el término de “Nebulosa Planetaria” para estos objetos tras contemplar NGC7662 o NGC 7009, por la similitud a un borroso y lejano disco de un planeta.

 

Algunos contemporáneos sugirieron que eran cúmulos globulares tan lejanos que no era posible resolverlos en estrellas, pero la observación de algunos objetos, como NGC 1514 en la que era posible distinguir una estrella en el centro de la nebulosa, ya llevaron a Herschel a pensar en su naturaleza gaseosa.

 

Fraunhofer y Secchi habían empezado a aplicar la incipiente espectroscopia, o análisis espectral, al Sol y a las estrellas. El estudio de las líneas de absorción presentes en los espectros estelares permitía usarse para conocer la composición química de la estrella, pues cada elemento presente es responsable de un patrón único, una huella dactilar.

    NGC6543

    Cuando se aplicaron estas técnicas a las nebulosas brillantes (William Huggins 1864 a NGC 6543), se observó que algunos objetos como por ejemplo la gran nebulosa de Andrómeda, devolvía espectros que hacían pensar en una naturaleza estelar, sin embargo otros objetos como las nebulosas planetarias, devolvían espectros diferentes; sólo unas pocas líneas de emisión y muy marcadas que no se correspondían con el patrón de ningún espectro de elementos presentes en la Tierra (así por ejemplo se descubrió en 1868 la presencia del Helio en el Sol).

 

Este elemento observado en estas nebulosas se le denomino “nebulio”. En realidad hubo que esperar, entrado el S XX, a que estas líneas se identificaran con el Oxigeno en un entorno muy rarificado que provocan lo que en espectroscopia se conocen como “líneas prohibidas” y que responde al oxigeno triplemente ionizado, en adelante OIII.

 

El 95% de las líneas de emisión se sitúan en la banda de los 5007 Angstroms, esto es zona verde del espectro. Este efecto curioso provoca que las nebulosas planetarias sean objetos sensibles para nuestros ojos en observación visual pues el pico de sensibilidad de nuestro ojo se sitúa en torno a los 5500 Angstroms, cerca del OIII y que la observación fotográfica de las mismas no sea tan diferente y espectacular como con el resto de nebulosas.

 NGC6751

Bien, hasta aquí conocemos algo a cerca de su naturaleza y composición, pero cabría preguntarse ahora por su origen y por su abundancia. ¿Por qué vemos tantas nebulosas y galaxias y tan pocas nebulosas planetarias? ¿Por qué tienen la forma geométrica de un disco? ¿Qué fenómeno puede provocar estas formas tan curiosas?

 

Las nebulosas planetarias son, por contra a las nebulosas brillantes, los signos de la muerte de las estrellas. Una nebulosa planetaria se forma en los últimos estadios de la evolución estelar de gran parte de las estrellas de la secuencia principal. Tan sólo estrellas muy masivas, por encima de un cierto límite de masa, no se ven arrojados al final típico que mostrara un bello fantasma nebuloso en el cielo.

 

Una estrella tipo solar pasa varios miles de millones de años brillando gracias a la fusión del hidrogeno. Esta presión de radiación contrarresta el propio peso de las capas de la estrella, manteniéndola en equilibrio. Sin embargo cuando se agota el combustible nuclear, el núcleo se contrae y calienta, formándose una estructura de capas que intenta mantener el equilibrio hidrostático. Las capas más externas se expanden debido al enfriamiento mientras el núcleo se contrae, en un intento de mantener la estabilidad.

 

La estrella tardará poco en entrar en una fase de expansión y contracción en algunas de sus capas, aumentándose la temperatura en el núcleo lo que provocará, a unos 600 millones de grados, la fusión del carbono, mientras que la capa más externa de fusión del Helio se expande y enfría produciendo pulsaciones que pueden provocar que las capas más externas se vean eyectadas al espacio.

 

El centro de la estrella, que formará una enana blanca, continua siendo un objeto extremadamente caliente con temperaturas superficiales de 30.000 grados y temperaturas nucleares de 25 millones de grados,  que producen gran cantidad de energía ultravioleta capaz de ionizar las capas que han sido eyectadas. Estas capas al ser ionizadas, emiten luz siendo visible como una nebulosa planetaria.

 

Si este es uno de los pasos finales de las estrellas tipo Sol, podríamos pensar que nuestra galaxia debería estar poblada de este tipo de objetos, pues ya ha habido al menos una generación estelar que ha llegado a su fin. Sin embargo esto contradice el número de objetos de este tipo detectados, apenas unas 1500 nebulosas planetarias.

La explicación puede ser sencilla. El proceso durante el cual se forma una nebulosa planetaria es relativamente corto en comparación con el ciclo completo de la vida de la estrella. Se calcula que son apenas unos 1000 años los que tardan en formarse una nebulosa planetaria, y las capas exteriores de la estrella, que son visibles por la ionización de la estrella central –una enana blanca extremadamente caliente-, escaparan a una alta velocidad, de forma que ese alejamiento provoca que en sólo unos 10.000 o 20.000 años los gases estén lo suficientemente lejos de la estrella, quizás un par de años luz,  para que ya no sean ionizados y por tanto se vuelvan invisibles.

 IC4406

Por tanto, estos fantasmas estelares son visibles durante poco tiempo respecto a la vida de una estrella, y la corta vida de una persona debe de tener la suerte de “coincidir” temporalmente con la visibilidad de estos restos.

 

Respecto a su morfología hemos dicho que son mayormente con simetría esférica como cabe esperar a unas capas estelares eyectadas al vacío. El hecho de que algunas se vean como rosquillas es exclusivamente efecto de la perspectiva. Sin embargo también existen otras morfologías menos abundantes y llamativas, como las simetrías bipolares y que deben de responder a interacciones con otros objetos cercanos.

Imagenes; Wikipedia/HST Team.

Publicado bajo la categoría General

El derroche energético en el alumbrado público español

España de nocheEl gran mal de todos los aficionados a la astronomía a la hora de mirar el cielo es la contaminación lumínica. Las luces de las ciudades o incluso de los pueblos impiden ver el cielo que todos desearíamos pues esta luminosidad nocturna hace que tan solo las estrellas más brillantes sean visibles. Las más débiles, por tanto, se pierden entre esta incómoda neblina luminosa. El motivo de la contaminación luminosa es principalmente la ineficacia en el alumbrado público, cuyas farolas en lugar de enfocar su luz hacia el suelo, que es donde nos interesa ver, también la enfocan en dirección a una fachada o incluso de forma indiscriminada hacia el cielo. Esta luz no es útil y por tanto es un gasto innecesario de energía, además de crear la dichosa contaminación lumínica.

Desde la Universidad Complutense de Madrid se ha elaborado un informe, previa investigación y revisión de infinidad de datos oficiales, en el que se muestra la ineficacia del alumbrado público español, además de descubrir un error en los datos oficiales por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MITYC) y el Instituto Nacional de Estadística (INE). En estos datos se observa que, entre los años 1986 y 1993, el consumo eléctrico en España debido al alumbrado público no aumentó, presentando incluso una disminución. Posteriormente, hasta el año 2006, el consumo crecía progresivamente, pero en el 2007 éste daba un salto que lo situaba casi un 86% por encima del consumo del año anterior. Como os podéis imaginar esto no tiene ningún sentido, ya que la población sí que siguió aumentando entre el 86 y el 93 y no hubo ningún avance tecnológico que pudiera lograr esta bajada del consumo; y en el 2007 es imposible tanto aumento de golpe. Así pues, todo parecía indicar que había un error en la obtención y análisis de los datos por parte del Ministerio y el INE. Los análisis llevados a cabo por Alejandro Sánchez de Miguel y el profesor Jaime Zamorano así lo demuestran.

Gráfica del consumo en alumbrado

Utilizando imágenes tomadas por satélite y aplicando estudios por fotometría fue posible comprobar como en España las áreas luminosas en las imágenes por densidad de población era muy superior que otros países europeos, como por ejemplo Holanda. Esto implicaba que para la densidad de población española, la cantidad de iluminación del alumbrado público era enorme. Yendo a los datos oficiales de la Unión Europea sobre la cantidad de farolas, su potencia instalada y su consumo para cada país, comprobaron fácilmente como las farolas españolas eran las que más potencia media tenían, o en otras palabras: las farolas españolas eran las que más energía eléctrica utilizaban. Esto chocaba directamente con los datos del Ministerio sobre el consumo eléctrico ya que la luminosidad que se observaba en el satélite no podía ser tanta si realmente el consumo fuese tan poco como los datos entre 1986 y 1993 indicaban. Algún error tenía que haber…

Tal y como se puede ver en la primera gráfica, en los datos de 2007 parece que ya se han corregido los errores que Alejandro y Jaime descubrieron y el dato de consumo para dicho año se ajusta perfectamente a las estimaciones que estos dos físicos madrileños habían realizado. En la gráfica inferior también podéis ver perfectamente todo lo que os he ido contando.

Evolución del gasto energético

Y por si todo esto fuera poco, se ve que España es un país con los mayores derroches energéticos debidos al alumbrado público. Nuestros vecinos Francia y Alemania consumen, respectivamente, 91 y 43 kilovatios por año y habitante, mientras que España consume 116. Y lo que es peor: el plan de llegar a usar tan sólo 75 kilovatios por año y habitante por provincia marcado por el Gobierno en el Plan de Eficiencia Energética 2004-2012 parece que está muy lejos de poder llegar a cumplirse.

Lo único que quizá nos ayude a mejorar es la Ley del Cielo que desde 1988 protege el cielo de las islas Canarias para evitar cualquier tipo de contaminación, ya sea lumínica, electromagnética o atmosférica. Mediante esta Ley se pretende conseguir mantener el cielo puro y limpio que se disfruta en los observatorios astronómicos instalados en las islas, además de conseguir una mejor iluminación en las ciudades y con menor gasto energético. Si el resto de Comunidades Autómonas se interesaran por esta Ley quizá algún día lográramos mantener nuestro cielo libre de contaminación lumínica y lo que quizás sea más importante actualmente: ahorrando en el consumo de electricidad.

Esperemos que los medios se hagan eco de esta investigación llevada a cabo por Alejandro Sánchez de Miguel y Jaime Zamorano y la gente consiga por fin concienciarse del grave problema que supone la contaminación lumínica, así como el grave derroche energético que tiene lugar a cabo todas las noches en nuestro país debido al deficiente alumbrado público.

Saludos 😉

Fuentes:
IYA-AIA 2009 Universidad Complutense de Madrid
Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad Complutense de Madrid
Pmisson: Making off: El derroche energético en el alumbrado público de España ya es oficial
Iniciativa StarLight

Publicado bajo la categoría Astronomía en la vida cotidiana, Contaminación Lumínica, General
Etiquetas: , , , , , , ,

HISTORIAS ESCRITAS SOBRE EL UNIVERSO

Germán Peris

 

Muchos de los que somos actualmente aficionados o profesionales de la Astronomía, nos aficionamos o confirmamos nuestra vocación por el estudio de los astros gracias a uno de los grandes divulgadores científicos del siglo XX; Carl Sagan.

 

Sagan, tristemente ya desaparecido,  se hizo popularmente famoso a nivel mundial gracias a su serie televisiva “Cosmos”, una exquisita colección de 13 documentales de aproximadamente una hora de duración, donde no sólo se hablaba de astronomía, si no de Ciencia,…. en realidad se hablaba del Cosmos, del todo.

Fue un éxito sin precedentes que millones de personas gracias a las geniales habilidades de comunicador de Sagan, se acercaran a sus televisores con ojos de descubridores. Nunca una serie de divulgación científica alcanzo el éxito de Cosmos.

 CSAGAN

Muchos recordaremos los sueños de Sagan en sobrevolar los volcanes de Tharsis o el monte Olimpo, en explorar la atmosfera de Júpiter o la helada luna Europa. Pero también nos abrió los ojos a las epopeyas históricas de descubrimientos. Recordamos a los mercaderes holandeses, la biblioteca de Alejandría  o los cangrejos Samuráis.

 

Sin embargo Sagan se movió en una época relativamente fácil. Los medios de comunicación sacaban de forma esporádica los hitos que se iban consiguiendo en la exploración espacial de nuestro sistema solar. No sólo éramos conscientes de que hacía algo más de una década se había abandonado el programa espacial Apolo que puso en la Luna al ser humano, si no que una serie de sondas  espaciales habían viajado a otros planetas, mientras otras se encontraban en camino de los más alejados. Parecía que el espacio estaba cerca.

 

Tener un ambiente propicio que llama la atención del ciudadano, y además los medios adecuados, como la prensa, radio y excepcionalmente la televisión, sin duda ayudaron mucho a que el gran público se interesara por la serie de Sagan y la pasión con que expresaba las historias de los científicos y descubridores.

 

Un buen número de personas habían tenido la ocasión de crecer, de alimentarse de la pasión de otros divulgadores científicos anteriores que no tuvieron los medios que dispuso Sagan para llegar al gran público, pero sin duda, si la misma pasión y poder cautivador de transmitir ciencia.

 

Uno de ellos, fue el genial  Camille Flamamarion. Nacido en Francia en 1842, entró a trabajar como colaborador del Observatorio de Paris muy joven y fundó en 1887 la Sociedad Astronómica Francesa de la que fue su presidente.

 Flammarion

Fue un activo y apasionado divulgador científico, publicó asiduos artículos en la revista de la Sociedad Francesa, así como en la prensa Parisina. Además fue un prodigo escritor que no sólo acercó la astronomía al gran público. Escribió una cincuentena de obras, siendo su obra más conocida la publicada en 1880 “Astronomía Popular” por la que ganó un premio. Este libro fue el “Cosmos” de finales del siglo XIX, y que muchas generaciones leyeron hasta bien entrado el siglo XX.

 

En una época aún alejada de la exploración espacial, de los grandes telescopios y con una incipiente astrofotografía y espectroscopia estelar, Flammarion se preocupó por la vida en otros mundos y fue un apasionado del planeta Marte, que observó desde Paris en multitud de ocasiones. En reconocimiento de su labor, un cráter de Marte lleva su nombre.

 

Leer a Flammarión, y re-descubrir la pasión y belleza que pone en las descripciones del universo, en las inquietudes por el futuro de la humanidad, y en la fe que deposita en que un día conozcamos otras civilizaciones, sin duda nos trae gratos recuerdos de aquellas noches de juventud en las que empezamos a descubrir el cielo.

 

Transcribo algunas “perlas” históricas de uno de los libros de Flammarión para animar al lector a que descubra a este genial divulgador. (A través del Espacio, Ed. Española de 1907), y cual era la visión de nuestro universo más cercano en aquella lejana época de hace más de 100 años.

 

La Luna a un metro.

“El numero 384.000 (kilómetros) dividido por 3000 (aumentos) da 128. Es conclusivo, pues, que esta cifra de 128 kilómetros representa el minimum de distancia a la que podemos aproximar la Luna actualmente. Está distancia es demasiado grande para que los astrónomos puedan afirmar nada todavía sobre el problema de habitabilidad actual de la Luna”.

 

“Por otra parte el astrónomo americano William Pickering, que instala en estos momentos un observatorio en las elevadas mesetas de Perú, acaba de señalar algunos cambios sobrevenidos a tres cráteres lunares y vuelve a poner a la discusión la antigua opinión de William Herschell sobre la posibilidad de una actividad actual de los numerosos volcanes que pueblan la superficie de nuestro satélite. Aquí, también, todo nos invita a observaciones precisas.”.

 

El Sol

“Para ir de aquí al Sol, se necesitaría un puente de 11.640 Tierras yuxtapuestas. Para franquear esta distancia, un tren expreso, lanzado a una velocidad constante de 60 kilómetros por hora, emplearía 149 millones de  minutos, es decir, 103.472 días o 283 años. En razón de la duración media de nuestra vida, la expedición solar no llegaría a su término sino en la séptima generación y sólo la décimo cuarta podría traer noticia de lo visto por el tatarabuelo de su bisabuelo.

 

Si pudiéramos alargar el brazo lo suficiente para tocar el sol y quemarnos, como la velocidad de transmisión de la sensación nerviosa no es más que de 28 metros por segundo, no sentiríamos la quemadura sino al cabo de 167 años.

Una bala de cañón lanzada a una velocidad de 500 metros por segundo y que conservara esa rapidez uniforme tardaría diez años en llegar al astro del día”.

 

La Vida del el Sol

“La temperatura del Sol tiene por origen el mecanismo mismo de la formación de este astro. El globo solar es el resultado de la contracción y de la condensación gradual de la antigua nebulosa que se extendía primitivamente hasta los limites del sistema solar, es decir hasta más allá de la orbita de Neptuno y de los planetas transneptunianos, todavía desconocidos.”.

 

“Digamos solamente que el cálculo ha demostrado que las moléculas de la antigua nebulosa solar, al llegar a esté centro y condensarse para formar el globo solar, han creado un calor igual a quince millones de veces aproximadamente el gasto anual de la radiación del astro. De otro modo; por el sólo hecho de su condensación progresiva, la masa solar ha debido de ganar bastante calor para alimentar su radiación durante unos quince millones de años. Y como nada prueba que la masa solar continúe condensándose y continúe recibiendo una lluvia incesante de meteoros y fragmentos cometarios, es posible que en lugar de disminuir por su gasto, el calor solar aumente aun en nuestros días”.

 

Viaje al planeta Marte

“Abordando el planeta Marte, el punto que quizás atraiga mas nuestra atención, es la circulación de agua en su atmosfera”.

 

“La circulación del agua en la superficie de la Tierra es el agente especial de la vida Terrestre”……..”No tenemos el derecho de afirmar, sin embargo, que suceda lo mismo en los demás mundos del universo. El estudio de la naturaleza nos enseña a ser reservados en nuestras afirmaciones, pues nos muestra que esa naturaleza es infinita en la variedad de sus producciones. De que un mundo esté absolutamente desprovisto de agua, no puede inferirse razonablemente que no este habitado. No encerremos nuestras concepciones en una cáscara de nuez. El hombre privado de oxígeno muere. Hay en nuestro pequeño planeta seres a quienes el oxigeno mata.”.

 

“Observamos en Marte nieves polares que están muy extendidas a fines de cada invierno y quedan casi enteramente licuadas a fines de cada verano. ¿Están formadas esas nieves de la misma agua química que la nuestra? Es posible, y hasta probable”

“…Podemos pensar que la combinación (del oxígeno y el hidrógeno) de esos dos elementos se produce en Marte y en Venus, como en la Tierra, pues todas las observaciones están de acuerdo en  favor de esta conclusión. Esto no obstante, pudiera tratarse de otra clase de agua, de otro liquido”.

 

“..Las condiciones son muy diferentes en la superficie de Marte. Los mares marcianos no ocupan la mitad de la extensión del globo, si es que son mares siquiera”.

canalesMarte_Flammarion 

“Los canales pueden ser ranuras naturales debidas a la misma evolución del planeta, como en la Tierra, la Mancha y el canal de Mozambique, o surcos abiertos por los habitantes para la distribución de las aguas, o quizás las dos cosas, es decir, formaciones naturales rectificadas por la inteligencia”.

 

“…Pero lo que hay de cierto es que esos canales sirven para la circulación de las aguas y constituyen un sistema hidrográfico de los más ingeniosos”.

 

“….podemos concluir que en la superficie del planeta Marte, el agua circula, no por un sistema de nubes , de lluvias y de fuentes, como aquí, sino por la fusión de las nieves polares y por canales horizontales y entrecruzados que la distribuyen por los continentes. Luego se evapora para ir a condensarse casi exclusivamente sobre las zonas polares mas frías, que la recogen en estado de nieve”….”se tendrá una idea del aspecto de este globo por la figura adjunta, diseñada el 30 de noviembre de 1896.”.

 

“..Puede preguntarse uno (nosotros nos guardaremos de ello) si, después de todo, esos canales y sus desdoblamientos periódicos son debidos a causas exclusivamente físicas y naturales. Al aspecto de un trazado catastral tan regular, tan geométrico, la idea de asimilar esa red a un sistema de irrigaciones voluntarias no es absurda en si y puede ser sostenida por un abogado audaz”.

 

“…¿y quien sabe si los mismos marcianos no intentaran algún medio para comunicarse con nosotros, por medio de señales luminosas , que nosotros no hemos sabido ver ni comprender todavía?”.

 

Júpiter, el gigante de los mundos.

“De allí (la Luna Io), se tendría delante de los ojos un globo inmenso (de Júpiter), midiendo 140.926 kilómetros de diámetro, 11 veces más grande que nuestra Tierra. Es un poco menos de la distancia de la Luna, de manera que, visto desde aquel satélite, Júpiter aparecería mas de 11 veces más vasto en diámetro que la Tierra vista desde la Luna, la cual es ya 4 veces más grande que la Luna llena vista desde aquí. ¡Algo así como 45 veces el disco de la Luna llena, en diámetro más de 20 grados de latitud sobre el horizonte del cielo!”.

 

“…sin remontarnos tanto, y no admitiendo sino las observaciones de la mancha (roja) actual, que remontan a 1877, debemos de convenir en que una configuración tan limpia y precisa como la de que se trata, permanente en su posición, no puede ser un disco nebuloso suspendido en el aire, si no que tiene su causa dentro del globo mismo del planeta y representa quizás una isla, a los lados de la cual circula una corriente rápida”.

 

“..la superficie del planeta debe de ser aun pastosa, quizá solidificada en algunos puntos y de un rojo oscuro. Júpiter es un sol enfriado y se encuentra actualmente en un estado intermediario entre el estado solar y el estado planetario, como lo estuvo la Tierra en su época primordial”.

 

Un ojo nuevo

“Estas ultimas estrellas (las de magnitud 14) son visibles con los instrumentos actuales de los observatorios. Se ve que el total de esos catorce primeros órdenes de brillo pasa de cuarenta millones. Tratar de catalogar esta hueste estelar, seria no sólo un trabajo sobrehumano, sino hasta absolutamente irrealizable: pues se deslizarían inevitables errores en semejante numero de observaciones, así como en sus reducciones, sus transcripciones y su colocación en el mapa”.

 

“Ahora bien, la fotografía puede hacer todo esto enteramente sola, por decirlo así, reproducir el cielo entero y de la manera más sencilla, gracias a los perfeccionamientos introducidos de algunos años a esta parte, en los métodos de operación. ¿Y sabéis en cuanto tiempo podría obtenerse esa obra gigantesca, ese monumento perdurable de la astronomía moderna? ¡En trece minutos!. En efecto, véase la duración necesaria de la exposición para que las estrellas de diversas magnitudes impresionen placas preparadas al gelatino-bromuro.”.

 

“Diez y ocho observatorios diseminados por todo el mundo se han repartido la tarea. Cada uno de ellos se ha comprometido a facilitar, por término medio, mil doscientos clichés de una exposición de cinco minutos y un número igual de una exposición de una hora. Se necesitan 11.027 de estos clichés para cubrir el cielo. Cada clichés toma dos grados cuadrados de cielo y mide 16 centímetros. Esta inmensa carta celeste representará una esfera de 21 metros de diámetro de circunferencia o de 3,44 metros de radio. Los instrumentos utilizados para obtener estas fotografías son idénticos para los diez y ocho observatorios; son ecuatoriales cuyo objetivo mide 0m33 de diámetro y cuya longitud es de 3,43 metros”.

 

“El mismo instrumento que muestra al ojo humano los astros de la decimocuarta magnitud, y que en el cielo entero registra unos 44 millones de estrellas, muestra al ojo fotográfico, 134 millones desde las primeras pesquisas para obtener la decimaquinta magnitud. Alcanzará la decimosexta a la segunda, y en una hora veinte minutos de exposición, presentará, a la admiración deslumbrada del observador, un polvo luminoso de cuatrocientos millones de estrellas!”.

 

 

Hombres y Mujeres planetarios

“El primer punto que nos impresiona en el estudio de otros mundos es el de saber si se nos parecen. Cuando observamos la Luna, o Venus; Marte o Júpiter, al telescopio, buscamos ante todo, instintiva y como naturalmente, si ofrecen analogías con el mundo que habitamos. Nuestros esfuerzos tienden a determinar las condiciones de habitabilidad, los climas, las estaciones, el estado de la atmosfera, la densidad, la pesantez, la duración del día y de la noche, le meteorología de cada mundo, con la idea preconcebida de que el grado de probabilidad a favor de la existencia de vida, es paralelo al grado de semejanza con el planeta que habitamos”.

 

“!La vida! ¡La vida! Ella irradia por todo en el mundo, desde las negras profundidades del Océano, hasta las blancas cimas de las nieves eternas; palpita en y un rayo de sol, pulula en una gota de agua; llena de microbios el aire; se multiplica, parasito sobre parásito, en detrimento de la vida misma; envuelve todo el globo en una red sin fin, que se reforma perpetuamente por si misma; se muestra en la tierra, en el agua, en el aire, en la planta, en el animal, devorándose a ella misma antes que cesar de ser; desborda por todas partes de la copa terrestre, demasiado estrecha para contenerla; ¡y tendremos la pretensión de trazarle limites!…..!Peces que somos!…. ¿Con que derecho decirle a la energía vital que irradia en el Universo: “Tú llegaras hasta aquí y no irás más lejos”? ¿En nombre de la ciencia? Error completo. Lo conocido es una isla minúscula, en medio del inmenso océano de lo desconocido”.

 FlammarionWoodcut

Publicado bajo la categoría General

La Vía Láctea hacia Santiago de Compostela

Concha del Camino de SantiagoDesde que el hombre comenzó a mirar al cielo, ese reguero blanquecino que hoy conocemos como Vía Láctea nos ha llamado siempre la atención. En todas las culturas antiguas aparecen mitos y leyendo acerca de como se formó y qué función tiene: desde que es el camino para las almas caídas, según los vikingos; hasta que es leche del seno de Hera (Juno para los romanos) que se derramó al separar a Heracles (Hércules para los romanos) de su pecho con violencia, según los griegos; pasando por un montón de historias diferentes para el resto de pueblos como los mayas, los chinos, o las tribus indias. Más recientemente, la Vía Láctea adquirió otra función más acorde a los tiempos de la Edad Media, la peregrinación con motivos religiosos.

En el siglo XII de nuestra era, se escribió el Códice Calixtino que es una especie de guía para facilitar la llegada de los peregrinos a Santiago de Compostela, además de contener textos religiosos como liturgias y salmos. En dicho Códice, conservado actualmente en el archivo de la catedral de Santiago de Compostela, se consolida la relación de la Vía Láctea con el Camino de Santiago. Y digo consolida porque anteriormente ya se había hablado de esta relación pues se creía que la Vía Láctea era una señal divina formada por una catarata de estrellas que caía del cielo y apuntaba hacia el sepulcro de Santiago. De esta forma se encontró el supuesto sepulcro del Apostol y se creó la ciudad en el siglo IX. Fue a partir de entonces cuando comenzó la peregrinación de gente procedente de toda Europa hacia la ciudad para adorar el santo sepulcro. Volviendo al Códice, lo que se relata en él es que el propio Apostol se le apareció a Carlomagno para indicarle que siguiendo la Vía Láctea podría llegar a Santiago de Compostela.

Actualmente sabemos que esta indicación es bastante pobre. El motivo es que las estrellas que conforman el reguero de leche, al igual que el resto de estrellas del firmamento (a excepción de la estrella Polar) tienen un movimiento relativo en el cielo que las hace salir por el este y esconderse por el oeste. Además, según la estación del año, la posición de la Vía Láctea también varía, por lo que realmente no nos sirve como guía hacia Santiago. Tan solo en las mañanas de verano es cuando la Vía Láctea puede servir a los peregrinos pues tiene una orientación este-oeste (E-W). Desde el norte de España es fácil tomar la dirección oeste hacia Santiago ya que es el lado del reguero contrario al de la salida del Sol. Los peregrinos europeos, sin embargo, lo tienen más difícil ya que la dirección a tomar es la noreste-sudoeste (NE-SW), motivo de más para no fiarse de hacia dónde “apunta” la Vía Láctea. Así pues, es bastante más fiable orientarse mediante el Sol durante el día o la estrella Polar durante la noche, aunque esto no tenga un matiz religioso.

Vía Láctea

La idea de orientarse mediante una catarata de estrellas que cae desde el cielo hacia Santiago se queda, por tanto, en un mero recuerdo de aquellas épocas medievales en la que reinaba la religión y cualquier cosa en el cielo como la propia Vía Láctea, un cometa, o una lluvia de estrellas era considerado como una señal divina de que algo iba a suceder.

Actualmente, es mucho más fácil llegar a Santiago de Compostela, ya que disponemos de sistemas de geolocalización modernos como los GPS, pero claro, ¿dónde queda ahí el romanticismo de orientarnos mediante el cielo? Desgraciadamente la gente ya apenas mira al cielo para algo más que para ver formas en las nubes o perder la mirada en el infinito. Personalmente creo que tenemos mucho que aprender de aquellos peregrinos medievales que día tras día se ponían en marcha hacia Santiago de Compostela sin más brújula que el Sol, las estrellas, o una errante cascada blanquecina de estrellas.

Saludos 😉

Nota: Durante el artículo se habla siempre de la Vía Láctea como ese reguero de estrellas blanquecino que vemos en el firmamento por las noches. Realmente es tan sólo una parte de nuestra galaxia, ya que todas y cada una de las estrellas que vemos en el cielo forman parte de ella.

Fuentes:
PDF de Museos Científicos Coruñeses
El Camino de Santiago

Publicado bajo la categoría General, Historia de la astronomía
Etiquetas: , , , , ,

Observación solar con niños

Estos días, mientras yo trabajaba y no me podía dedicar a ellos, he llevado a mis hijos a los juegos de verano organizados por la concejalía de juventud de Cabrera de Mar (pueblecito al lado de donde vivimos y donde los niños van al colegio) organizados conjuntamente con la empresa Escàndol. Este año además de disfrutar de la piscina, han dedicado parte de su tiempo a que los niños conocieran nuestro planeta tierra, a identificar y saber las características principales de los otros planetas del sistema solar, todo ello mezclando teoría y artes plásticas, creando planetas a partir de diferentes materiales, haciendo planisferios, etc.…

Una de los tardes fui con mi telescopio a enseñarles el sol. Les hice una pequeña introducción de que era el sol, su tamaño, cuanto lejos estaba,…. y les deje bien claro que nunca debían de observar el sol sin protección. Habían niños de edades comprendidas entre los 5 y los 12 años. Ver las caras y las expresiones de alegría de los más pequeños viendo el sol a través del telescopio fue increíble, el ¡¡lo he visto, lo he visto!! No se paga con dinero. Después de la observación llegó la tanda de preguntas, desde de donde vienen esas estrellas fugaces que vemos cada año en verano, hasta la diferencia entre una enana roja y una enana marrón, la verdad es que explicar ciertas cosas y que un niño de 6 años te entienda minimamente es un poco complicado pero se intento. A la salida habían niños que me decían que le iban a pedir a sus papas un telescopio y un buen filtro para ver el sol. Fue una tarde fantástica, yo creo que los niños se lo pasaron bien pero para mi fue súper divertido y gratificante. Aquel día, como viene siendo costumbre estos últimos tiempos, el sol estaba muy inactivo, ni una sola mancha, solo se veía una naranja enorme pero los niños supieron apreciar que estaban viendo, estaban observando una estrella, nuestra estrella.

Primeras expliccaiones

Publicado bajo la categoría General

Perseidas 2009: Todo lo que necesitas saber

Lluvia de Estrellas:Perseidas 2009

Mirror del Astrowiki a fecha 22:30 07/08/09

Perseidas
Periodo 17 de julio a 24 de agosto
Fecha máximo 12-13 de agosto
Radiante alfa : 046
delta : +58
Velocidad 59 km/s
Índice poblacional (r) 2,6
Tasa Horaria Zenital (THZ) 100 meteoros/h
Progenitor 109P/Swift-Tuttle

Tabla de contenidos

¿Qué son las Perseidas?

Las Perseidas, popularmente conocida como las Lágrimas de San Lorenzo, son una lluvia de meteoros de actividad alta. Su período de actividad es largo y se extiende entre el 17 de julio y el 24 de agosto. Su máximo es el 12 de agosto con Tasa Horaria Zenital] (THZ) 100, lo que le convierte en la 3ª mayor lluvia del año. Sin embargo es la más popular y observada en el Hemisferio Norte debido a que transcurre en Agosto mes de buen tiempo y vacacional por excelencia.

Son meteoros de velocidad alta 59 km/s que radian de la constelación de Perseo o Perseus. Por tanto su alta declinación (+58º) no permite su observación en regiones meridionales, ya que desde el Ecuador alcanza tan sólo los 32º de altura.

La intensidad de esta lluvia de meteoros y la época del año en la que se produce (en la que la visibilidad suele ser buena) hacen que las Perseidas sean una de las lluvias de estrellas fugaces más populares y fáciles de contemplar para todo el mundo.

Las Perseidas son también conocidas con el nombre de lágrimas de San Lorenzo, porque el 10 de agosto es el día de este santo. En la edad medieval y el renacimiento las Perseidas tenían lugar la noche en que se le recordaba, de tal manera que se asociaron con las lagrimas que vertió San Lorenzo al ser quemado en la hoguera, concretamente en una parrilla.

Seguir leyendo »

Publicado bajo la categoría Bólidos, Meteoros y Meteoritos, Experiencias de Observación, General, Instrumentación, Investigación Amateur, observación, Viviendo el IYA-AIA
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

40 años de la Luna

40 años en que caminamos sobre otro mundo, …en pocas palabras.

 

 

En las historia de la aeronavegación hay dos fechas históricas importantes, el primer vuelo de motor de los hermanos Wright, un 17 de diciembre de 1903, en el que invirtieron cuatro años en desarrollar la primera maquina voladora y duró 12 segundos, y el primer paseo sobre la Luna de Armstrong y Aldrin el 20 de julio de 1969, en el que se invirtió al menos una década de esfuerzos de la agencia espacial estadounidense NASA. Entre ambas fechas históricas sólo pasaron 66 años.

 

En 1957 se lanzo el primer artefacto que circunvaló la Tierra, el spútnik I, por la antigua agencia espacial soviética. En una época marcada por una tensa pugna política que se llamó Guerra Fría, la conquista del espacio vino a ser motivo de orgullo nacional y carrera por la superioridad tecnológica.

 

En mayo de 1961 el carismático presidente estadounidense J.F Kennedy prometió en un histórico discurso mediático público, que los americanos serían los primeros en llevar un hombre  a la Luna antes de finalizar la década,  tomando la delantera en la pugna por el control del espacio que hasta ese momento era claramente del lado comunista.

 

La Nasa, en una hazaña tecnológica sin precedentes, pero también arriesgada y con un gran coste económico cumpliría la visión del presidente Kennedy. El 16 de julio de 1969 desde el Centro Espacial Cabo Cañaveral en Florida, el mayor cohete jamás fabricado por el hombre, Saturno V, partía con 3 hombres a bordo en un viaje de una duración total de 8 días, que llevaría a los dos primeros hombres de la Tierra a pisar por primera vez en la historia otro mundo; la Luna.

 emblema_apolo11

Tras casi 400.000 kilómetros de viaje a una velocidad de 38.000 kilómetros por hora y a través de un medio hostil para la vida, tres hombres llegaban el 20 de julio en la misión Apolo XI a orbita lunar; el comandante N. Armstrong, piloto del modulo lunar E. Aldrin y piloto modulo de mando M. Collins. De ellos, los dos primeros bajarían en el modulo Lunar Eagle hasta la superficie de nuestro satélite, mientras Collins permanecería aguardándolos en el modulo de mando, para volver hacia la Tierra.

 

La órbita lunar no es una novedad, la anterior misión del programa Apolo ya la había orbitado, pero el Apolo XI va a hacer historia; ellos van a alunizar sobre la Luna y a pasear sobre su superficie durante unas pocas horas.

 

El modulo Lunar se posó sobre la superficie de la Luna, en el llamado Mar de la Tranquilidad el 20 de Julio de 1969 y permaneció allí durante casi 22 horas.

 

El momento en el que Armstrong salió por la escotilla y se dispuso a bajar la escalerilla que le separaba de la luna fue un evento fue retransmitido en directo a nivel mundial y seguido por 600 millones de personas, la quinta parte de la población mundial en aquel momento. Armstrong pronunció una histórica frase; un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad, apenas audible y acompañado con una calidad de video bastante deficiente, pero allí estaban; sobre la superficie de la Luna.

 imagen_bajandoapolo11

Fue un momento que marcó la historia. Todas las personas que siguieron el evento por televisión o radio recuerdan donde se encontraban en aquel momento en el que los humanos hicimos historia en la exploración espacial, hace justo 40 años.

 

Los astronautas sólo depositaron dos instrumentos científicos sobre la superficie de la Luna y tomaron unas muestras de 21 kilos en piedras lunares.

 huella_apolo111

El 24 de julio de 1969 los tres hombres regresaron sanos y salvos a la Tierra, como prometió J.F.K, y tras una cuarentena de 3 semanas, los astronautas hicieron una gira mundial y fueron recibidos como héroes allá donde estuvieron.

 

Después hubo otras misiones a nuestro satélite, Apolo XII, XIII, XIV y XV, XVI y XVII, pero ninguna tuvo la repercusión social que tuvo el la del hombre que piso la Luna por primera vez en 1969, que llegó en paz en nombre de la Humanidad, tal y como reza la placa de metal que depositaron sobre la Luna.

 

El programa espacial se abandonó en diciembre de 1972, y quizás vivamos en la próxima década el retorno del hombre a nuestro satélite como paso previo a otro momento histórico; llegar a Marte.

Publicado bajo la categoría General

El Concurso Espacial 2009

Hoy, a las 11:30 hora de Canarias se han entregado en la Estación de Satélites del INTA en Maspalomas (Gran Canaria) los premios del “Concurso Espacial 2009”. En esta edición el lema ha sido “Observando la Tierra desde el Espacio” y han sido galardonados 9 grupos de chavales de Bachillerato y ESO que han competido en las categorias de Investigación, Narrativa, Comic, Animación 3D, Experimentación y Robótica.

From Campamento Espacial y otros

El premio consiste en un campamento de una Semana en Canarias para los chavales y para los tutores visitas por las instalciones científicas y turisticas más importantes.

Particularmente yo he colaborado con dos chavales del I.E.S. Santa Teresa de Madrid, Juan María García Valverde y Rocío Ayesa Blanco con un trabajo sobre “Contaminación Luminica observada desde Satelite” que ha sido ganador en la sección de Investigación en la categoría de Bachillerato.

Hoy el director del INTA nos ha entregado los diplomas en la Estación de Seguimiento de Maspalomas, desde donde se controlan multitud de satelites de un la NASA, ESA, INTA y JAXA entre otras agencias espaciales.
Alli además esta el CREPAD (Centro de Recepción, Proceso y Archivo de Datos de Observación de la Tierra) y el Cospas-Sarsat, cuya misión es captar las señales de socorro emitidas por radiobalizas ubicadas en buques, aviones o personas en situación de emergencia.

Mañana vistaremos la Finca Osorio y en los dias próximos el Museo Elder y Observatorio de Izaña.

Es un premio fantastico y fabuloso para motivar a los chavales por la ciencia.

Os recomiendo apuntaros para el concurso siguiente.

Publicado bajo la categoría General

La ciudad con las calles más astronómicas de España

Alicante cuenta con más de 50 calles con nombres astronómicos

La asociación astronómica de la Universidad de Alicante ‘Astroingeo-Ciudad de las Estrellas en colaboración de la asociación vecinal ‘La Voz de la Florida’, de la capital alicantina, organizó los días 12 y 13 de junio un novedoso homenaje cultural y una actividad astronómica titulada “Encuentra tu calle en el cielo” destinada a dar a conocer la vinculación astronómica de la ciudad con el cielo.



En el cuadringentésimo aniversario de la utilización por parte del astrónomo italiano Galileo Galilei del telescopio para estudiar el firmamento, la asociación universitaria de aficionados y amantes a la astronomía no ha querido pasar por alto el hecho de que, “Alicante sea una de las ciudades españolas que mayor número de calles cuenta en su haber con nombres astronómicos con más de 50 calles y, para más inri, la mayoría de ellas en el entrañable barrio de La Florida”, según explicó el promotor de esta iniciativa cultural el profesor Enrique Aparicio, presidente de la asociación Astroingeo.

Las actividades culturales, que cuentan con el apoyo y colaboración de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, entre otros, comenzaron el viernes, día 12 de junio, en el Albergue Juvenil del IVAJ situado de la avenida de Orihuela de la capital alicantina, en la llamada Prisión de José Antonio. La conferencia titulada “las calles del barrio de La Florida” impartida por el cronista municipal de Alicante José María Bonastre abrió la celebración del homenaje. El cronista en su elocución hizo un repaso al origen y desarrollo de esta importante barriada alicantina, apoyado por imágenes modernas y antiguas, principalmente planos y mapas.

http://www.ciudaddelasestrellas.org/cdle/images/homenaje_florida/_MG_3354.jpg

A continuación, a las 20 horas, tras la proyección del tráiler oficial del Año Internacional de la Astronomía, Astroingeo-Ciudad de las Estrellas presentó a los asistentes un cortometraje documental, de unos 15 minutos de duración, elaborado por la propia asociación en el que se recorren algunas de las calles más céntricas y “astronómicas” de La Florida (calles de Rigel, Andrómeda, Lira, Cefeo o Aldebarán, entre otras). Todas estas calles reciben los nombres de constelaciones, estrellas o instrumentos astronómicos y son sólo una pequeña parte de las más de 50 vías con referencias a esta venerable ciencia repartidas por toda la ciudad de Alicante.

Posteriormente, a las 20:30 horas, el profesor del Departamento de Cartografía y Expresión Gráfica de la UA Enrique Aparicio ejerció de “maestro de ceremonia” en este homenaje cultural al barrio. Se dirigió al público asistente con unas palabras que recordarán al astrónomo español José Comas y Solá, que es además el único nombre de calle de la ciudad que recuerda a un astrónomo español.

http://www.ciudaddelasestrellas.org/cdle/images/homenaje_florida/_MG_3351.jpg

Un día después, el sábado día 13 de junio a 18 horas, en el llamado Chalet del Ingeniero junto a las viejas cocheras del tranvía se hizo entrega de los premios del “Concurso de Cuentos de Astronomía” promovido por la agrupación astronómica y al que se adhirieron voluntariamente, hace ya unas semanas, más de 300 escolares de los diversos colegios de La Florida. El ganador del concurso se llevó a casa un telescopio de la marca Celestron de regalo. Hubo obsequios para todos los participantes.

Posteriormente se procedió al acto de entrega de una placa conmemorativa a Felicidad Sánchez Sánchez, presidenta de la asociación de vecinos “La Voz de La Florida”, en agradecimiento a sus continuados esfuerzos por defender y promover el desarrollo social del barrio en múltiples y variadas áreas de actuación, siempre con la ayuda de sus compañeros de la asociación vecinal.

A las 20 horas se repitió la proyección del cortometraje documental sobre las calles del barrio y su relación con la astronomía, para dar paso a una serie de breves documentales sobra la ciencia de nuestro cielo y tomar un bocado.

http://www.ciudaddelasestrellas.org/cdle/images/calles_la_florida/comas_sola.jpg

A las 21:30 horas, a medida que comenzó a anochecer y se despejó el cielo sobre las Cocheras del Tranvía, los miembros de Astroingeo y los vecinos procedieron a la tradicional plantada de telescopios para, una media hora después, dar comienzo a una sesión de observación astronómica abierta a todos los públicos en cuanto aparecieron las primeras estrellas de la noche. Durante la velada se ofrecerán explicaciones y detalles para el reconocimiento de las constelaciones visibles en esta época del año; esperaremos a la llegada del llamado “Triángulo de verano, las estrellas más destacadas de la primavera así como la Luna y varios de los planetas más brillantes, entre otros objetos celestes… La actividad terminó sobre las 3 horas de la madrugada al “amanecer” al planeta Júpiter y disfrutado de la Luna en fase menguante.

Para conmemorar esta actividad cultural, científica y astronómica, el Departamento de Cartografía y Expresión Gráfica de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante en colaboración con los miembros de Astroingeo y bajo la dirección del propio Aparicio ha editado un pequeño libro de mano en el que, de una manera amena e ilustrada, se hace un breve repaso a algunos de los objetos celestes que se encuentran entre las calles del barrio alicantino. Este librito ha sido repartido entre un buen número de escolares de La Florida que han participado en el Concurso de Cuentos Astronómicos. Lo tenéis disponible enwww.ciudaddelasestrellas.org en formato pdf.

La presidenta de la Voz de la Florida Felicidad Sánchez muestra la placa de su homanje, entre la concejal de Medio Ambiente de Alicante Asunción Sánchez Zaplana y el profesor de la Universidad de Alicante, Enrique Aparicio.

 

Manuel R. de Viguri,

vocal de comunicación de Astroingeo-Ciudad de las Estrellas.

www.ciudaddelasestrellas.org

info@ciudaddelasestrellas.org

Publicado bajo la categoría Agrupaciones de tu provincia, Astronomía en la vida cotidiana, General, Historia de la astronomía, Investigación Amateur, Viviendo el IYA-AIA
Arriba | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)