Acercaremos el cosmos a los ojos de millones de personas

Astrobloguers

Blog de los aficionados a la Astronomía
Astrobloguers » Entradas bajo la categoría Ciencia ficción

El Space Center de Bremen

Hace unos años realicé un viaje de ocio por Europa Central y planifiqué el recorrido para pasar un par de días en Bremen. En esta ciudad del Norte de Alemania se encontraba en aquellos momentos el centro de ocio espacial más moderno de Europa, el Space Center.

Este centro está situado en una zona industrial en reconversión. Mientras el tranvía nos acercaba allí pudimos observar fábricas viejas y edificios con un aspecto de barrio obrero, rudo, que contrastaban con el centro turístico de la ciudad. El tranvía nos dejó a pie del edificio y la primera impresión fue buena.

http://www.space-center-bremen.de

El precio de la entrada fue de 22 euros por cabeza. Era importante guardar el ticket porque con él accedías a las diferentes atracciones a través de tornos como en el metro. Sin embargo, como buenos españoles, tuvimos que dar la nota y perdimos uno de ellos. Así que empezamos a buscarlo por las papeleras de los pasillos, debajo de las sillas, etc. Dos vigilantes se acercaron y nos preguntaron qué pasaba (en alemán, claro). Lo cierto es que se portaron muy bien y a los pocos minutos teníamos un nuevo ticket sin coste alguno.

Space Center

Space Center

El Space Center se encuentra dividido en varias secciones, todas accesibles desde un gran patio central ocupado por un restaurante y una cafetería de diseño futurista. La sección que más me gustó fue el cine Imax, una gigantesca pantalla envolvente, casi semiesférica. Al entrar te pones unas gafas especiales que te permiten disfrutar en perfecto 3D de espectaculares documentales sobre el espacio. Vimos dos, uno sobre el transbordador espacial en alemán y otro sobre la ISS en inglés. Hubo un par de despegues de un transbordador y un cohete Proton ruso que te hacían agarrarte a la butaca y casi casi morder el polvo (de hecho, en el segundo simularon el efecto como si se rompieran las gafas, ¡genial!).

Las gafas del Imax

Las gafas del Imax

Otra de las secciones se denominaba Planet Quest, y consistía en una especie de montaña rusa que recorría gran parte del recinto por su parte superior. Cada asiento al cerrarse mostraba frente a tus ojos una pantalla de televisión, que durante el veloz paseo mostraba sobrevuelos sobre los diferentes planetas del Sistema Solar. Yo prefería mirar abajo y a los lados para observar qué estábamos ‘sobrevolando’ realmente. Vino bien para soltar un poco de adrenalina.

La sección más aburrida fue la de Star Trek. Consistía en una especie de nave espacial, con puertas futuristas de esas que se abren solas hacia arriba. Había actores vestidos de Star Trek haciendo guardia en cada puerta. Por varias televisiones veíamos escenas de Star Trek, hasta que de repente empezaron a sonar alarmas, las luces se apagaron y nos llevaron corriendo a otra sala en la que los actores de la tele aparecieron en vivo. Creo que hablaban todo el rato en alemán. Debía estar bien para los fans de aquella serie, pero me pareció un tostón.

La tercera atracción que visitamos fue StarGate. De nuevo con actores en vivo, iban contando una historieta de una reina vestida con telas del antiguo Egipto. De pronto nos obligaron a seguir a la reina por unos pasillos, nos dieron unas gafas especiales como las del Imax y entramos en una sala de cine pequeñita. Un tío iba comprobando que todos teníamos bien colocados los cinturones de seguridad de la butaca, y que no había niños demasiado pequeños. Dijo que había unos sensores que detectaban ataques epilépticos o similares y que si alguien sufría uno la atracción se pararía automáticamente. Ante tal despliegue de medios la espectación era total. Entonces empezamos a ver por la pantalla un túnel por el que se desplazaba la supuesta nave en la que estábamos montados. Disparaba a monstruos de cuello largo que literalmente atravesaban la pantalla (las gafas 3D tenían la culpa) y nos escupían, la nave realizaba acelerones bruscos, se inclinaba, … todo con gran realismo debido a que desde los asientos salían chorritos de agua a la cara, en los respaldos había muelles que te empujaban por detrás, y la plataforma de la sala se movía también. No estuvo mal.

Maqueta de la Luna

Maqueta de la Luna

Había una zona dedicada a los viajes espaciales, con trajes de cosmonautas reales, paquetes de comida espacial, fotos, libros de ruta del Apollo 11, etc. Junto a ellos una maqueta de plástico blando que simulaba una zona craterizada de la Luna para que los niños jugaran. Y en una pequeña sala sin asientos se proyectaba una animación por ordenador de un viaje a la Luna.

Trajes de astronauta

Trajes de astronauta

En el pabellón al aire libre sólo había una maqueta a escala 1:1 del cohete Ariane. La maqueta formaba parte de la atracción de caída libre, típica de los parques de atracciones. Se echaban de menos maquetas de otros cohetes, tanto americanos como rusos, y de un transbordador.

Maqueta a escala 1:1 del cohete Ariane

Maqueta a escala 1:1 del cohete Ariane

Por supuesto, la salida estaba junto a la tienda de recuerdos: tazones de Star Trek, disfraces, marcianos verdes hinchables, llaveros, puzzles, maquetas de naves espaciales, etc. una pena que no hubiera ni un solo libro.

Publicado bajo la categoría Astronautica, Ciencia ficción, Turismo Astronómico, Visitas

La Astronomía y el inicio del Cine

El cine siempre ha sido reflejo de las inquietudes del gran público y una de las máquinas para estimular la imaginación. Es curioso como los temas astronómicos más pintorescos surgieron a principios del siglo XX, posiblemente por la llegada del Halley y por los numerosos eclipses de Sol que hubo en Europa en aquellos años. En España nació unos de los pioneros del cine, Segundo de Chomón,Fue, posiblemente el primero en filmar un eclipse de Sol al natural, sin embargo no he conseguido esa filmación (aun, se buscan voluntarios para la búsqueda.). Suyos también son “Voyage dans la lune” y “Voyage au planète Jupiter” que presento a continuación. Esta es una entrada cinematográfica por lo que mejor que dar paso a 4 obras maestras del cine mudo astronómico. Eclipse de Sol (no es la de Segundo, pero si es de la misma época), de Segundo, Excursión a la Luna y al Planeta Júpiter y el mítico viaje a la Luna de Melié.


‘leclipse de soleil en pleine lune
Cargado por informatenlared

Viaje al planeta Jupiter
Cargado por informatenlared

Excursion a la luna
Cargado por informatenlared


Viaje a la luna por Melié

Publicado bajo la categoría Ciencia ficción, General, Historia de la astronomía, Instrumentación, Luna, Sinergias astronómicas, Viviendo el IYA-AIA

Relato de CC. Ficción:No estamos solos

La Noticia ha sido titular en todos los noticieros y ha llenado los titulares de todos los periódicos impresos: NO ESTAMOS SOLOS

Efectivamente: ¡no estamos solos en el universo! Una afirmación tajante y categórica, que puede desmontar antiguos esquemas y concepciones, y ha hecho tambalear antiguas ideas, pero que no deja de ser la constatación de un hecho que, aunque sólo fuese a nivel subconsciente, el que más o el que menos, ya sabía.

Permitirme que haga un pequeño resumen de cómo se ha llegado a este descubrimiento:

Hace ya algunos años que sabemos que los nuestros no son los únicos planetas orbitando en torno a una estrella. Aplicando precisas técnicas de astrometría, se consiguió medir el curioso movimiento de “bamboleo” que presentaban algunas estrellas próximas. Modelos matemáticos podían explicar este “bamboleo” si la estrella en cuestión tenía uno (o varios) planetas orbitando a su alrededor. Es fácil entender que los primeros planetas así descubiertos debían tener una masa muy elevada y orbitaban muy próximos a su estrella, para que este movimiento fuese mesurable con las técnicas de entonces. Poco a poco, a medida que se fue afinando el procedimiento, se detectaron planetas de menor masa (aun muy por encima de la masa del nuestro), incluso sistemas múltiples, en que son varios los planetas que orbitan la misma estrella. Se dieron, asimismo, coincidencias que permitieron constatar observacionalmente lo que los modelos matemáticos explicaban teóricamente en los ordenadores: si el plano orbital del planeta estudiado coincide con nuestra visual, resulta que éste pasa periódicamente por delante de su estrella (“tránsito”, sería el término apropiado), y aplicando técnicas de espectrografía se observa claramente una modificación en el espectro de la estrella, coincidiendo con este tránsito del planeta (esto, asimismo, daba una clara idea de su composición química).

Pero seguía faltando algo. Los medios materiales no eran lo suficientemente precisos como para detectar planetas de masas similares al nuestro, ni tampoco aquellos que se encontraran en lo que se ha denominado “zona de habitabilidad” (la distancia media entre el planeta y su estrella para que la vida, tal y como la conocemos, sea posible). Esta “zona de habitabilidad” (ZH), para nuestra estrella, está comprendida entre las 0.84 y 1.37 UA (Unidad Astronómica, la distancia media entre nuestro planeta y nuestra estrella, es decir, unos 125 millones de kilómetros).

No fue hasta la puesta en órbita de ZAMDER, los nuevos sistemas de telescopios basados en interferometría (compleja técnica de sistemas ópticos que permiten elevar en varios factores el poder resolutivo de los instrumentos), que no se consiguió encontrar planetas “pequeños”, similares al nuestro, ubicados en la ZH de la estrella estudiada.

Fue en una de estas estrellas, HKP998, una estrella “mediana”, de la constelación de Zafiro, no visible a simple vista, situada a 5.8 años luz, en la que los astrónomos pudieron constatar las posibilidades y el rendimiento de los nuevos sistemas de búsqueda planetaria. En torno a esta estrella ya se habían descubierto varios planetas gigantes, lo suficientemente alejados de ella como para permitir la existencia de algún otro planeta en la zona de habitabilidad. Además, hacía tiempo que se había detectado emisiones en distintas longitudes de onda, pero los científicos no acababan de ponerse de acuerdo en el origen, natural o no, de dichas emisiones.

En la siguiente imagen podemos ver un mapa del cielo con la localización de la estrella HKP998:

zafiro

Esta es una de las primeras imágenes obtenidas de su sistema planetario (antes de ZAMDER), en la que podemos ver la situación de los dos primeros planetas gigantes descubiertos, así como sus distancias respectivas a la estrella, en UA (después se llegarían a descubrir otros dos gigantes gaseosos más en torno a ella):

hkp998_1

En la siguiente, podemos constatar el incremento en el poder resolutivo de los instrumentos instalados en ZAMDER:

hkp998_2

Esta es la imagen más reciente de HKP998-5:

hkp998_4

Se encuentra a 1.2 UA de su estrella, presenta una masa muy similar a la de nuestro planeta (0.98), y se ha constatado la existencia en su superficie de vida basada en el carbono, como nosotros.

Ahora solo resta saber hasta que punto estas nuevas formas de vida han desarrollado o no algún tipo de inteligencia.

Lo que si queda confirmado, es que, nosotros, pobladores de Parsin, cuarto planeta de la estrella Galdo, no somos los únicos seres vivos del Universo.

Publicado bajo la categoría Ciencia ficción

Arriba | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)