La ciudad con las calles más astronómicas de España

Alicante cuenta con más de 50 calles con nombres astronómicos

La asociación astronómica de la Universidad de Alicante ‘Astroingeo-Ciudad de las Estrellas en colaboración de la asociación vecinal ‘La Voz de la Florida’, de la capital alicantina, organizó los días 12 y 13 de junio un novedoso homenaje cultural y una actividad astronómica titulada “Encuentra tu calle en el cielo” destinada a dar a conocer la vinculación astronómica de la ciudad con el cielo.



En el cuadringentésimo aniversario de la utilización por parte del astrónomo italiano Galileo Galilei del telescopio para estudiar el firmamento, la asociación universitaria de aficionados y amantes a la astronomía no ha querido pasar por alto el hecho de que, “Alicante sea una de las ciudades españolas que mayor número de calles cuenta en su haber con nombres astronómicos con más de 50 calles y, para más inri, la mayoría de ellas en el entrañable barrio de La Florida”, según explicó el promotor de esta iniciativa cultural el profesor Enrique Aparicio, presidente de la asociación Astroingeo.

Las actividades culturales, que cuentan con el apoyo y colaboración de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, entre otros, comenzaron el viernes, día 12 de junio, en el Albergue Juvenil del IVAJ situado de la avenida de Orihuela de la capital alicantina, en la llamada Prisión de José Antonio. La conferencia titulada “las calles del barrio de La Florida” impartida por el cronista municipal de Alicante José María Bonastre abrió la celebración del homenaje. El cronista en su elocución hizo un repaso al origen y desarrollo de esta importante barriada alicantina, apoyado por imágenes modernas y antiguas, principalmente planos y mapas.

http://www.ciudaddelasestrellas.org/cdle/images/homenaje_florida/_MG_3354.jpg

A continuación, a las 20 horas, tras la proyección del tráiler oficial del Año Internacional de la Astronomía, Astroingeo-Ciudad de las Estrellas presentó a los asistentes un cortometraje documental, de unos 15 minutos de duración, elaborado por la propia asociación en el que se recorren algunas de las calles más céntricas y “astronómicas” de La Florida (calles de Rigel, Andrómeda, Lira, Cefeo o Aldebarán, entre otras). Todas estas calles reciben los nombres de constelaciones, estrellas o instrumentos astronómicos y son sólo una pequeña parte de las más de 50 vías con referencias a esta venerable ciencia repartidas por toda la ciudad de Alicante.

Posteriormente, a las 20:30 horas, el profesor del Departamento de Cartografía y Expresión Gráfica de la UA Enrique Aparicio ejerció de “maestro de ceremonia” en este homenaje cultural al barrio. Se dirigió al público asistente con unas palabras que recordarán al astrónomo español José Comas y Solá, que es además el único nombre de calle de la ciudad que recuerda a un astrónomo español.

http://www.ciudaddelasestrellas.org/cdle/images/homenaje_florida/_MG_3351.jpg

Un día después, el sábado día 13 de junio a 18 horas, en el llamado Chalet del Ingeniero junto a las viejas cocheras del tranvía se hizo entrega de los premios del “Concurso de Cuentos de Astronomía” promovido por la agrupación astronómica y al que se adhirieron voluntariamente, hace ya unas semanas, más de 300 escolares de los diversos colegios de La Florida. El ganador del concurso se llevó a casa un telescopio de la marca Celestron de regalo. Hubo obsequios para todos los participantes.

Posteriormente se procedió al acto de entrega de una placa conmemorativa a Felicidad Sánchez Sánchez, presidenta de la asociación de vecinos “La Voz de La Florida”, en agradecimiento a sus continuados esfuerzos por defender y promover el desarrollo social del barrio en múltiples y variadas áreas de actuación, siempre con la ayuda de sus compañeros de la asociación vecinal.

A las 20 horas se repitió la proyección del cortometraje documental sobre las calles del barrio y su relación con la astronomía, para dar paso a una serie de breves documentales sobra la ciencia de nuestro cielo y tomar un bocado.

http://www.ciudaddelasestrellas.org/cdle/images/calles_la_florida/comas_sola.jpg

A las 21:30 horas, a medida que comenzó a anochecer y se despejó el cielo sobre las Cocheras del Tranvía, los miembros de Astroingeo y los vecinos procedieron a la tradicional plantada de telescopios para, una media hora después, dar comienzo a una sesión de observación astronómica abierta a todos los públicos en cuanto aparecieron las primeras estrellas de la noche. Durante la velada se ofrecerán explicaciones y detalles para el reconocimiento de las constelaciones visibles en esta época del año; esperaremos a la llegada del llamado “Triángulo de verano, las estrellas más destacadas de la primavera así como la Luna y varios de los planetas más brillantes, entre otros objetos celestes… La actividad terminó sobre las 3 horas de la madrugada al “amanecer” al planeta Júpiter y disfrutado de la Luna en fase menguante.

Para conmemorar esta actividad cultural, científica y astronómica, el Departamento de Cartografía y Expresión Gráfica de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante en colaboración con los miembros de Astroingeo y bajo la dirección del propio Aparicio ha editado un pequeño libro de mano en el que, de una manera amena e ilustrada, se hace un breve repaso a algunos de los objetos celestes que se encuentran entre las calles del barrio alicantino. Este librito ha sido repartido entre un buen número de escolares de La Florida que han participado en el Concurso de Cuentos Astronómicos. Lo tenéis disponible enwww.ciudaddelasestrellas.org en formato pdf.

La presidenta de la Voz de la Florida Felicidad Sánchez muestra la placa de su homanje, entre la concejal de Medio Ambiente de Alicante Asunción Sánchez Zaplana y el profesor de la Universidad de Alicante, Enrique Aparicio.

 

Manuel R. de Viguri,

vocal de comunicación de Astroingeo-Ciudad de las Estrellas.

www.ciudaddelasestrellas.org

info@ciudaddelasestrellas.org

Las orejas de Saturno

Los anillos de Saturno se observaron por primera vez en julio de 1610, hace algo menos de 400 años. El mérito fue para el italiano Galileo Galilei. Y tiene mérito en parte porque las imágenes que daba el recién inventado telescopio eran de baja calidad; y en parte también porque hacía tan sólo unos meses que Galileo había descubierto los cuatro satélites mayores de Júpiter, es decir, los tenía muy recientes.

La mutulización de Urano por Saturno. FOTO: Pintura de Giorgio Vasari y Gherardi Christofano del siglo XVI expuesta en el Palazzo Vecchio, Florencia (Italia).
"La mutulización de Urano por Saturno". FOTO: Pintura de Giorgio Vasari y Gherardi Christofano del siglo XVI expuesta en el Palazzo Vecchio, Florencia (Italia).

Galileo pensó inicialmente que las estructuras borrosas que veía eran dos satélites muy próximos a Saturno. Incluso se llegó a decir que Galileo había visto ‘dos orejas’ a Saturno. Pero cambió de opinión. Con el tesón que le era característico, Galileo observó durante un tiempo aquellas ‘orejas’ que asomaban a cada lado del planeta. En unas semanas se dio cuenta de que éstos no cambiaban de posición respecto a Saturno de una noche a la siguiente y, además, fueron desapareciendo hasta el año 1612. Entonces sucedió algo que se repetirá en 2009: los anillos quedarán orientados de tal manera que desde nuestra posición, desde la Tierra, quedan planos y, como en 1612, dejarán de verse.

A medida que Saturno gira alrededor del Sol, periódicamente sus anillos se sitúan inclinados hacia la Tierra (esto ocurre de hecho cada 14 ó 15 años) y, por lo tanto, puede parecer que han desaparecido. Debido a que los anillos son muy finos cuando se observan con pequeños telescopios -como los que usaba Galileo y sus contemporáneos- Saturno podía pensarse que pierde sus anillos.

Según se ha ido observando, esta no coincidencia de los planos entre nuestro punto de vista y la inclinación de los anillos permite a los astrónomos ver por completo el disco planetario. Es, además, una buena oportunidad para estudiar el perfil de los anillos, buscar nuevos satélites del planeta y observar los anillos menos densos que, al ponerse de canto son más visibles. También es un buen momento para contemplar el misterioso polo norte azulado del planeta. Y es que, hace pocos años, en 2005, la sonda espacial Cassini sobrevoló el hemisferio norte y descubrió que los cielos allí son de color azul celeste y sus nubes amarillentas, pero por alguna razón en latitudes más septentrionales en el norte las nubes se aclaran, dejando un cielo de color azulado similar al nuestro.

Galileo Galilei no tuvo en cuenta esta circunstancia y dejó por unos meses de observar el planeta. Tampoco contaba con el instrumental adecuado.

Una imagen de Saturno tomada por el autor del artículo en marzo de 2007.
Una imagen de Saturno tomada por el autor del artículo en marzo de 2007.

Mientras, los astrónomos de la época hacían toda serie de conjeturas acerca del origen de estas ‘orejas’. Alguna de estas explicaciones incluían la posibilidad de que Saturno tuviera como dos asas o que fueran satélites muy concentrados sólo en sendas zonas ‘traseras’ del planeta, por lo que ni siquiera proyectaban sombra alguna.

Siglos más tarde, en 1655, el astrónomo Christiaan Huygens afirmó que tales apéndices no eran sino anillos de materia dispuestos en el plano ecuatorial, es decir, orbitando el planeta. Huygens explicaba que según cuáles fueran las posiciones de Saturno y de la Tierra en sus órbitas alrededor del Sol, la inclinación del disco respecto a la Tierra variaba.

Dibujo de Saturno realizado por Galileo Galilei en 1610. Crédito: Rutherford Appleton Laboratory .Dibujo realizado por Galileo en 1612. Crédito:
Dibujos de Saturno realizados por Galileo Galilei en 1610 (arriba) y 1616 (centro) y dibujo realizado por Huygens en 1655 (abajo). Crédito: Rutherford Appleton Laboratory .

Más tarde, un par de siglos después de aquella aclaración de Huygens, Giovanni Cassini planteó la posibilidad de que estos anillos no fueran como ‘placas’ de materia orbitando. Cassini observó zonas de distinto color y, por tanto, de distinta densidad y composición de materiales en el supuesto gran anillo de Saturno. De este modo, en 1675, Giovanni Cassini dividió el anillo de Saturno en dos, estableciéndose el nombre de división de Cassini a esta zona oscura que se observa en los anillos en su honor.

Poco antes de dar comienzo el siglo XIX, el matemático Pierre-Simon Laplace añadió al estudio de Saturno la hipótesis de que los anillos estaban formados por muchos anillos delgados separados entre sí por la fuerza centrífuga generada por la rotación del planeta.

En 1857, James Clerk Maxwell demostró de forma matemática que los anillos delgados estaban formados en realidad por numerosas masas pequeñas que mantenían órbitas independientes.

En 1895 los investigadores James Keeler y William Campbell dedujeron la velocidad de las partículas en los anillos a partir de su desplazamiento Doppler, es decir, midiendo los cambios en la longitud de onda de las líneas espectrales de la luz del Sol que las partículas de los anillos reflejan hacia nosotros. Se comprobó experimentalmente que los anillos orbitan a una velocidad distinta a la de la atmósfera planetaria. Y, también, se comprobó que los anillos interiores giran a una mayor velocidad que los anillos exteriores.

Así pues, este año 2009 y, sobre todo a partir de estas fechas en las que Saturno comienza a verse bien a horas tempranas de la noche, en la Constelación de Leo, es un buen momento para recordar aquella experiencia que intrigó a Galileo y, de paso, observar con todo su esplendor el disco planetario de Saturno. Saturno perderá sus anillos el próximo día 4 de septiembre cuando se encuentren perpendiculares a nuestro punto de vista.

Saturno y la posición de sus anillos en 2007 y 2008. FOTO: www.saturndaily.com
Saturno y la posición de sus anillos en 2007 y 2008. FOTO: www.saturndaily.com

En wikipedia, enciclopedia libre, se puede leer lo siguiente acerca de la observación de Saturno: El planeta se observa a simple vista en el cielo nocturno como un punto luminoso (que no parpadea) brillante y amarillento cuyo brillo varía normalmente entre la magnitud +1 y la 0, toma aproximadamente 29 años y medio en realizar una traslación completa en su órbita con respecto a las estrellas de fondo pertenecientes al zodiaco. Con apoyo óptico, como con grandes binoculares o un telescopio, se necesita una magnificación de al menos 20x para que la mayoría de las personas puedan distinguir claramente los anillos de Saturno.

Manuel Rodríguez de Viguri. Astroingeo-Ciudad de las Estrellas
Viguri(@)ya.com; info(@)ciudaddelasestrellas.org

El precio de la retirada de los transbordadores

Como sabréis desde hace aproximadamente unos 4-5 años, la agencia espacial norteamericana NASA espera -por mandato del Gobierno Bush- la retirada «total y absoluta» de la flota de transbordadores espaciales STS, los llamados «shuttle». Ingenios espaciales que han hecho las delicias de cientos de seguidores de la carrera espacial y la ingeniería.

Mientras tanto, el presidente de EE UU Barack Obama, hace unas semanas, siendo aun presidente electo, envió a la administración espacial del país norteamericano un equipo de «observadores»con el fin -ya no sólo de conocer la actividad de la agencia y, lo más importante, sus presupuestos- si no también «apretar las tuercas» a su administrador y cargos de alto nivel.

El transbordador espacial Columbia, el 12 de abril de 2001, a punto de ser lanzado con dos tripulantes abordo. FOTO: Astronomical Picture of The Day / NASA.
El transbordador espacial Columbia, el 12 de abril de 2001, a punto de ser lanzado con dos tripulantes abordo. FOTO: Astronomical Picture of The Day / NASA.

Teóricamente, los transbordadores espaciales Discovery, Atlantis y Endeavour (los tres que quedan tras la desaparición accidental del Challenger en 1986 y del Columbia en 2003) deberán dejar de prestar servicio defiitivo en el año 2010.

Aunque, paradójicamente, según el plan de trabajo diseñado por la NASA no será hasta el año 2015 cuando, tras años de desarrollo y múltitud de pruebas, entre en servicio el esperanzador transbordador «Orion», nuevo ingenio aeroespacial que será impulsado por los cohetes Ares 1 que, todo sea dicho, están dando mucho de qué hablar en el ámbito ingenieril…

Para cubrir el servicio a la Estación Espacial Internacional -principalmente- de 2010 y 2015, el Gobierno cerró con la agencia espacial Rusa hace tan sólo unos meses y con las respectivas subcontratadas un contrato para dar servicio a la EEI mediante el uso de los transbordadores rusos, las naves Soyuz.

Pero, ¿cuál será el destino de la flota que ha hecho, por ejemplo, realidad la Estación Espacial Internacional o el lanzamiento del maravillos telescopio espacial Hubble?

Todo es cuestión de dotar de presupuesto a la NASA para que los transbordadores se recuperen y queden, para siempre, a merced del disfrute de los más jóvenes, por ejemplo. Esta sería sería la solución más deseable, sí, pero ¿de cuántos dólares hablamos?

Para contestar esta pregunta, hace unas pocas semanas el blog espacial «The Flame Trench» del periódico digital Florida Today, dio la respuesta:

«Según debate la NASA, el retiro del transbordador espacial en su «casa», en Florida, podría llegar a costar 42 millones de dólares».

«La agencia (NASA) lanzó una petición de ideas acerca de dónde ubicar los tres orbitadores después del retiro de la flota planeado para septiembre de 2010.

Shuttle sobre un 747 de la NASA modificado para su transporte aéreo.
El "shuttle" Atlantis sobre un 747 de la NASA modificado para su transporte aéreo. FOTO: The Flame Trench.

El orbitador Discovery está ya comprometido para el Smithsonian National Air and Space Museum, Museo Nacional del Aire y del Espacio de Washington.

Esto deja al Atlantis y al Endeavour disponibles para museos y otras instituciones capaces de mostrar el orbitador adecuadamente tanto exterior como interioriormente e inspirando al público.

Pero tiene que hacer frente a un gasto serio.

La NASA estima que esto costará 28,2 millones de dólares en limpiar la nave espacial de tóxicos, propelentes volátiles, y otros 8 millones de dólares en prepararlos para ser expuestos.

Y trasladar las naves espaciales a su punto de retiro final -innecesario si el orbitar permanece en la «Space Coast» -costa este de Florida- costará otros 5.8 millones de dólares.

«No nos encontramos en el ánimo de hacer pagar al contribuyente la cuenta de hacer los seguros -los orbitadores- para la exposición pública», dijo Mike Curie, portavoz de la NASA en Washington».

Sin duda alguna, el coste tan sólo de limpiar y poner a punto uno de los transboradadores para que pueda ser expuesto es astronómico. Pero nunca será tan espectacular como la cifra de jóvenes norteamericanos -y turistas- que, a lo largo de los próximos años podrán con sus propias manos y sus própios ojos, tocar y ver una de las máquinas más perfectas y complejas construidas por el hombre (si no la que más) y más que ha hecho por la humanidad en toda nuestra historia, aunque no lo parezca y sólo nos acordemos de ellas cuando fallan…

Por: Manuel Rodríguez de Viguri.

Astroingeo-Ciudad de las Estrellas.

viguri(@)ya.com; info(@)ciudaddelasestrellas.org

www.ciudaddelasestrellas.org.

12 meses, 12 excusas

Hola amigos.

Cinturón de Orión, programa de radio.
Mi compi David Costa y servidor (a la derecha).

Es mi primera entrada en el Astroblog y me presento. Mi nombre es Manuel Rodríguez de Viguri y actualmente soy vocal de comunicación de la asociación astronómica «Astroingeo de Alicante«. Estudié Ciencias Químicas y dejé pendiente la titulación para dedicarme al periodismo, primero como mero colaborador de un buen semanario provincial y, más tarde, como coordinador de producto de un grupo multimedia radicado en Benidorm así como delegado en la provincia de un diario gratuito valenciano extinguido -o extinto- en Alicante…

Como buen amante de la divulgación científica y como buen aficionado a la astronomía quise acceder a una «comunidad de amigos» de esta ciencia para aprender más rápido, sobre todo la astronomía de posición (cómo ubicarnos tanto en el globo terrestre como en el firmamento), asentar unos conocimientos previos ya adquiridos (el manejo de prismáticos, la brújula, el telescopios, los oculares…) y lo que para mi es más importante, abrir nuevos puntos de mira a «otros mundos» que, en muchas ocasiones, están más cerca de lo que uno se piensa. Por ejemplo, dentro de uno mismo…

Astronomía - Ingeniería - Geología; Astronomía en la Tierra.
Astronomía - Ingeniería - Geología; Astroingeo.

Para este primer post quería daros a conocer el programa dedicado al Año Internacional de la Astronomía que llevaremos a cabo desde nuestra asociación, durante este año 2009 que ya comienza. Astroingeo de Alicante se sumás de este modo, gracias al impulso del profesor de la Universidad de Alicante Enrique Aparicio, a esta importante celebración mundial.

Dentro de las actividades que ofrece la organización a todos los participantes se encuentra, enmarcada dentro de las formativas, una actividad denominada algo así como «12 meses, 12 temas«. Una idea que hemos podido ver en la televisión y que no era nueva para nadie, incluso antes de la «caja tonta». Desde Astroingeo nos sumamos a esta iniciativa que, además, sirve de hilo conductor por meses para no perderse ni una de las cosas que hacemos durante este año «galileano»:

  • ENERO está dedicado a las constelaciones de Orión, Tauro y Géminis con especial atención a la primera.
  • FEBRERO estará dedicado a Saturno yLuna, dos buenas excusas para asomarse al firmamento.
  • MARZO será el mes dedicado al «Cálculo del radio de la Tierra«, actividad nacional que coordina desde Barcelona Pere Closas.
  • ABRIL será dedicado a las «100 horas de astronomía «, una de las actividades internacionales destinado a la observación del mayor número de objetos del Catalogo de Messier. También lo dedicaremos al estudio de la «ecuación del tiempo» gracias a los datos obtenidos durante el mes de marzo dentro del «Cálculo del radio de la Tierra».
  • MAYO servirá para dirigir la mirada al Sol, eso sí, con mucho cuidado. Nos centraremos en los métodos más seguros para observar el disco solar y, de ser posible, observaremos las manchas solares y otros fenómenos.
  • JUNIO es el mes del Solsticio de verano, por lo que se dedicará a explicar las estaciones. Está rpevista una visita a museos, como por ejemplo la Casa Museo modernista de Jorge Juan en Novelda.
  • JULIO se destinará a la Observación del planeta Júpiter y sus lunas mayores. Recrearemos la experiencia observacional de Galileo con réplicas del telescopio tal y como lo conociera el astrónomo 400 años atrás.
  • AGOSTO es el mes de las «Lágrimas de San Lorenzo» por lo se dedicará a la observación de la «lluvias de estrellas» las Perseidas. Se tratará de tomar datos para remitirlos a la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas, SOMYCE.
  • SEPTIEMBRE es un buen mes para la observación de satélites naturales y centrarnos un poco en los satélites artificiales, de modo que nos familiaricemos con la tecnología.
  • OCTUBRE será un buen momento para la observación del mayor número de planetas del sistema solar gracias a que sus órbitas harán posible la observación de Urano, Saturno, Mercurio, Júpiter, Neptuno y Marte a mediados a lo largo de la noche.
  • NOVIEMBRE dará paso a la Exposiciones de Astronomía Instrumental así como de una retrospectiva histórica de la asociación a lo largo de los últimos 20 años.
  • DICIEMBRE servirá para terminar el Año Internacional con la entrega de los premios de reconocimiento a labor astronómica en diversos campos y diversas personalidades.
  • Sobre este calendario de actividades girará la participación de esta asociación astronómica abierta a todo tipo de público y que espera conmemorar los 400 años desde que se adjudicó a Galileo Galilei la utilización, por primera vez, del telescopio para mirar a las estrellas.

    Un saludo y hasta un próximo artículo.

    Enlaces:

    www.ciudaddelasestrellas.org

    www.ua.es/personal/enrique.aparicio