Geminidas 2009.

La salida para observar la lluvia de las Gemínidas comenzaría, este año, en el punto de encuentro por excelencia, el Planetario, a eso de las tres y media del sábado doce de diciembre de 2009. Tras una pequeña organización, partimos hacia Madridejos. Mochilas a la espalda, llegaríamos con una hora de retraso respecto a lo previsto. Sin embargo, no supondría un gran inconveniente para el par de individuos que se armaron de valor y montaron las tiendas en medio de la oscuridad, mientras el resto del grupo compraba provisiones energéticas en el pueblo teniendo en cuenta la fría noche que aguardaba.
Los primeros curiosos comenzaron a mirar el firmamento. La noche era aún joven y ardían deseos de empezar la observación. Algunos incluso se aventuraron a sacar el láser apuntador y señalaron varias constelaciones. La más demandada era, obviamente, Gémini, pero no sería la única. Fue difícil retenerlos hasta la hora prevista, las diez, pero no les quedó más remedio que esperar, pues había que coger fuerzas durante la cena.

Armados ya con todo tipo de recursos contra el frío y la humedad – mantas, ropa, chocolate y plantillas térmicas -, llegó la hora de la verdad. Grabadoras en mano, se hicieron varios grupos que se dedicarían a contar las Gemínidas. No era suficiente con hacer patente el hecho de su presencia, sino que había que especificar su magnitud, su proximidad al radiante y su dirección. En ocasiones, incluso convenía especificar si realmente era una Gemínida, pues también fuimos capaces de discernir aquellos trazos que, por no proceder del radiante, no eran parte de la lluvia que intentábamos estudiar. Para mayor profesionalidad, incluimos en nuestro estudio el cálculo de la M.A.L.E. cada treinta minutos. Las zonas con más éxito para tal efecto serían la del Auriga, la del cuadrado de Pegaso y la de Tauro.

Asimismo, se intentó realizar algo de astrofotografía, y pudimos llevar a cabo la técnica de la doble estación empleando una cámara que apuntaba al mismo volumen atmosférico que nosotros observábamos, desde el Observatorio UCM (http://www.ucm.es/info/Astrof/obs_ucm/obs_ucm.html), de la facultad de Físicas. Varios fueron los bólidos observados mediante este proceso, y se enviaron los registros visuales a la IMO para su posterior análisis (http://www.imo.net/live/geminids2009/). Pese a ser la noche previa a la del máximo, la actividad fue alta, THZ ~80, tasas similares a las del culmen de las Perseidas.


Bólido observado desde Madridejos y grabado en vídeo desde Majadahonda por Alejandro Sánchez.


La duración total de la actividad sería de unas cuatro horas, aproximadamente, pues a eso de las dos, una nube – que llevaba amenazando la lluvia bastante tiempo – decidió posarse sobre nuestro campo de visión definitivamente. Aun así, nos fuimos más que satisfechos a dormir, y no faltaron las expresiones de asombro y júbilo por el esplendor de la naturaleza celeste, que provocó más de un ¡¡¡Hala!!! ¿Has visto eso? ¡¿Lo has visto?!».

A la mañana siguiente, nos levantamos con las ganas y el entusiasmo – unos más rápido que otros – de ir a buscar meteoritos. Desafortunadamente, la humedad y el frío se habían asociado con la nube la noche anterior para impedirnos tal expedición, así que nos conformamos con desmontar las tiendas de los más perezosos sin avisarles de que aún estaban dentro de ellas, desayunamos en familia y volvimos a Madrid dispuestos a estudiar todos los datos recogidos para contribuir a la ciencia.

Por Jesús Rubio Jiménez, vicepresidente de ASAAF-UCM

Observación con la Ruta Quetzal BBVA

Ayer realizamos la AAM y la ASAAF nuestra primera colaboración con la Ruta Quezal BBVA. Era una actividad que surgió de una cadena interminable de casualidades, ya que hace 6 años Elena Manjavacas (rutera de pro), conoció en tierras americanas a Javier Armentia (director del Planetario de Pamplona). Javier puso le puso en contacto con Jaime Zamorano del Departamento de Astrofísica y CC. de la Atmósfera de la UCM y este invitó a Elena a hacerse socia de ASAAF-UCM. Así, ayer se cerraba el circulo y Elena liaba a sus amigos de ASAAF para compartir con los ruteros de este Año Internacional de la Astronomía observando Júpiter, Escorpio, la galaxia de Andrómeda y tantas otras bellezas del firmamento.

A la observación acudieron compañeros de la Agrupación Astronómica de Madrid y de la ASAAF-UCM (Asociación de Astrónomos Aficionados de la Universidad Complutense de Madrid) con 9 telescopios para los casi 300 ruteros de paso por el pueblo del Lozoya del Valle, en la sierra norte de Madrid.

La observación fue bastante peculiar, toda una experiencia, normal ya que la ruta en si misma una de las mayores experiencias que cualquier puede aspirar.

Al caer la noche, una larga cola de luces fantasmagóricas se acercaban hacia donde teníamos los telescopios. ¡¡¡La santa Compaña!!! gritaba en broma uno de los compañeros.

Cuando llegaron, por doquier comenzaron a tumbarse a nuestro al rededor chavales de todas las nacionalidades, hasta el punto de que algunos telescopios acabaron siendo islas volcánicas rodeadas de un mar de juventud.

Poco después, Jesús Luna pedía a los expedicionarios que se trasladasen al final de la era para poder organizar la observación y con la misma celeridad que nos vimos rodeados, pronto estuvimos separados en dos grupos. Unos tumbados escuchando las explicaciones de Javier Armentia, otros mirando por los telescopios.

Chilenos, españoles, holandeses, mejicanos… grupo a grupo pasaron por los telescopios y mientras unos observaban otros nos preguntaban sobre los agujeros negros, «las dos lunas falsas de agosto», sobre la llegada del hombre a la luna y tantas cosas.

Finalmente ya era casi la una de la madrugada y los ruteros rendidos iban volviendo al polideportivo. A la mañana siguiente les esperaba un nuevo día de exploración.

Quizás, no se dieran cuenta, pero aquella noche, al alzar los ojos al cielo y observar la Vía Láctea vieran lo mismo que los monjes del monasterio del Paular que visitarian al día siguiente, o lo mismo que Colón el verano de su partida, o que Pedro Serrano (quien inspiró la historia de Robinsón Crusoe).

¡Qué las estrellas os guíen, ruteros!

El Concurso Espacial 2009

Hoy, a las 11:30 hora de Canarias se han entregado en la Estación de Satélites del INTA en Maspalomas (Gran Canaria) los premios del «Concurso Espacial 2009». En esta edición el lema ha sido «Observando la Tierra desde el Espacio» y han sido galardonados 9 grupos de chavales de Bachillerato y ESO que han competido en las categorias de Investigación, Narrativa, Comic, Animación 3D, Experimentación y Robótica.

From Campamento Espacial y otros

El premio consiste en un campamento de una Semana en Canarias para los chavales y para los tutores visitas por las instalciones científicas y turisticas más importantes.

Particularmente yo he colaborado con dos chavales del I.E.S. Santa Teresa de Madrid, Juan María García Valverde y Rocío Ayesa Blanco con un trabajo sobre «Contaminación Luminica observada desde Satelite» que ha sido ganador en la sección de Investigación en la categoría de Bachillerato.

Hoy el director del INTA nos ha entregado los diplomas en la Estación de Seguimiento de Maspalomas, desde donde se controlan multitud de satelites de un la NASA, ESA, INTA y JAXA entre otras agencias espaciales.
Alli además esta el CREPAD (Centro de Recepción, Proceso y Archivo de Datos de Observación de la Tierra) y el Cospas-Sarsat, cuya misión es captar las señales de socorro emitidas por radiobalizas ubicadas en buques, aviones o personas en situación de emergencia.

Mañana vistaremos la Finca Osorio y en los dias próximos el Museo Elder y Observatorio de Izaña.

Es un premio fantastico y fabuloso para motivar a los chavales por la ciencia.

Os recomiendo apuntaros para el concurso siguiente.

La Astronomía y el inicio del Cine

El cine siempre ha sido reflejo de las inquietudes del gran público y una de las máquinas para estimular la imaginación. Es curioso como los temas astronómicos más pintorescos surgieron a principios del siglo XX, posiblemente por la llegada del Halley y por los numerosos eclipses de Sol que hubo en Europa en aquellos años. En España nació unos de los pioneros del cine, Segundo de Chomón,Fue, posiblemente el primero en filmar un eclipse de Sol al natural, sin embargo no he conseguido esa filmación (aun, se buscan voluntarios para la búsqueda.). Suyos también son «Voyage dans la lune» y «Voyage au planète Jupiter» que presento a continuación. Esta es una entrada cinematográfica por lo que mejor que dar paso a 4 obras maestras del cine mudo astronómico. Eclipse de Sol (no es la de Segundo, pero si es de la misma época), de Segundo, Excursión a la Luna y al Planeta Júpiter y el mítico viaje a la Luna de Melié.


Viaje a la luna por Melié

Para qué sirve la astronomía (I): Los guardianes del tiempo

Comienzo esta serie de artículos en los que pretendo mostraros como la astronomía esta tan arraigada en nuestra cultura, que ya no nos damos ni cuenta del alcance de la misma. Y el mejor ejemplo es el tiempo.

Definir el concepto de tiempo es difícil. A veces nos parece que va más rápido, otras más lento. El tiempo es la magnitud física que mide la separación entre sucesos. La pregunta entonces es: ¿qué tiene que ver esto con la astronomía? Es muy sencillo. Para definir el tiempo necesitamos un estándar, algo que suceda por igual en todo el mundo o al menos igual en toda una región.

Desde la antigüedad se utilizó el acontecimiento que marcaba el ritmo de la actividad diaria como unidad del tiempo, el día solar. Y el día solar lo dividieron en horas usando relojes de sol de muchos tipos, con la hora babilónica, la hora itálica, hasta que llegamos a la hora actual.

Medir el instante del día era importarte y usando el sol y las estrellas era relativamente sencillo, pero definir el instante del año en que nos encontramos era más complicado. El año no tiene una duración exacta en días. Por ello, la observación de los solsticios y equinoccios fue siempre fundamental para ajustar el calendario. Sin embargo ¿qué utilidad tiene esto en el siglo XXI? En una sociedad conectada a Internet en la que el Sol ya no se pone y los relojes atómicos son los que marcan la hora mundial ¿qué importancia tiene la astronomía? ¿de qué nos sirve?

Si no corrigiésemos estos efectos debidos a la rotación terrestre algunos procesos globales comenzarían a fallar por falta de sincronización. Por ello el año pasado tuvo un segundo más. Pero, ¿cómo se sabe que la Tierra rota más lenta? Pues resulta que son los radioastrónomos quienes miden la velocidad de rotación de la Tierra. ¿Cómo lo hacen? Es muy sencillo, utilizan galaxias muy lejanas.

Desde la tierra las galaxias parecen estar completamente inmóviles por su lejanía. Usando un reloj atómico y comprobando donde debería estar un objeto en el cielo a una hora y donde está realmente se puede ver como varía la rotación de la Tierra. Además, al observar las galaxias desde diferentes puntos de la Tierra con diferentes radiotelescopios también se puede medir la deriva de los continentes y muchas cosas más que contaré en sucesivos artículos. Pero lo que nos importa aquí. Si no fuera por la astronomía, no tendríamos una noción clara del tiempo, y por ello desde muy antiguo los astrónomos somos los guardianes del tiempo.

Podéis mirar más cosas sobre este tema en Astroescolar. Por ejemplo saber donde se generan las señales horarias, ¿a que no adivináis donde se hace?

Concentración de telescopios en la Plaza Mayor de Madrid

From Concentración de Telescopios

El día 10 de enero se reunieron astrónomos aficionados y profesionales de 9 asociaciones y 4 instituciones científicas de Madrid para inaugurar el Año Intenacional de la Astronomía. Uno de los puntos más importantes de esta «Concentración de Telescopios» era llamar la atención sobre el problema de la Contaminación Lumínica, que en el caso de Madrid es si cabe más sangrante que en otros lugares dada la gran tradición astronómica de la región.  Tanto es así que el símbolo de la comunidad y la capital,  las siete estrellas de la Osa Menor, son invisibles desde gran parte de la misma.

La concentración trancurrió dentro de un ambiente festivo en el se aprovechó para informar de las reivindicaciones a los numerosos curiosos que por allí se acercaban.

En torno a las 19:00, Jaime Izquierdo (Miembro de la AAM y la UCM) leyó un comunicado explicando qué es el Año Internacional de la Astronomía y la importancia de luchar contra la Contaminación Lumínica para mejorar la eficiencia energética, la seguridad y la habitabilidad de nuestras ciudades así como recuperar el patrimonio natural que constituye el paisaje nocturno.

Se hicieron eco de la noticia varias televisiones numerosos diarios electrónicos y páginas web.

En total se reunieron unas 200 personas y cerca de 50 telescopios a pesar de las bajas temperaturas y la gran nevada que cayó en Madrid el dia anterior.

Esperamos que esta cifra sea superada en próximas concentraciones,  ya sea en Madrid o en otros lugares de la peninsula ibérica.