Acercaremos el cosmos a los ojos de millones de personas

Astrobloguers

Blog de los aficionados a la Astronomía
Astrobloguers » Un poco sobre el Universo (I)

Un poco sobre el Universo (I)

Un poco sobre el Universo (I)  

 

Cosmología

 

La palabra Cosmología procede del griego “cosmos” como orden y de “logia” como discurso. Ciñéndonos a los orígenes del vocablo griego, la cosmología trataría del discurso sobre el Cosmos como entidad ordenada, que es tal y como percibían los griegos el Universo.

 

Nuestra interpretación de las cosas depende del momento de la historia en que se realice. La historicidad de la ciencia es un hecho objetivo, aunque los hechos subyacen en todo momento a la interpretación que le demos.

 

 La cosmología es la ciencia que intenta explicar el universo en su conjunto con independencia del momento histórico en que se realice.

 

En cada momento de la historia se han realizado cosmologías del universo que se conocía, y a lo largo de la historia la cosmología ha involucrado a la religión, la filosofía y la ciencia. Pretendemos tener una visión global a lo que subyace a la realidad, con toda la complejidad que implique que el observador forme parte del objeto estudiado; el Universo.

 

 

farnese 

Las cosmologías de las diferentes civilizaciones han sido muy variadas. Nos es familiar la cosmología que hemos heredado de la Grecia clásica, pero deberíamos conocer, como recurso muy bello para hablar del universo, que por ejemplo en la cosmología Azteca, destruida tras la conquista de Méjico por Hernán Cortes en 1519, se creía que cuatro mundos o universos habían precedido al universo actual. Estos mundos habían sido destruidos por cataclismos, pero gracias a Dioses como Quetzalcoaltl y Tezcatlipoca, transformados después -tras su sacrificio- en el Sol y la Luna, se había reconstruido el mundo actual con los restos de los mundos anteriores. Hay que decir, que si la cosmología azteca esta dominada por sacrificios y mucha sangre.

 

El Sol, la Luna, Las estrellas, los planetas y la Vial Láctea, la cúpula estrellada en definitiva, han estado siempre presentes en todas las cosmologías a lo largo de la historia.

 

Las galaxias: primera parte del puzzle

 

Necesitamos introducir el concepto de galaxia para hablar del universo y su evolución. Para ello empezaremos hablando de la Vía Láctea.

 

Los romanos llamaron Vía Láctea a esa banda lechosa que cruza el cielo las noches de verano lejos de las luces urbanas. Al igual que todas las civilizaciones han agrupado las estrellas formando figuras llamadas constelaciones y le han dado una simbología relacionada con sus cultos y creencias, a la Vía Láctea también le han dado una interpretación propia, formando en su conjunto parte de la cosmología propia de cada civilización.

 

Para los romanos, con una mitología cargada de las interacciones entre los Dioses tales como infidelidades (quizás algo más pacifica que la de los sacrifios aztecas), Zeus era muy aventurero, en una de sus infidelidades se acostó con alcmena haciéndose pasar por su marido (Anfitrión). De esta unión nació Heracles (Hércules), favorito de Zeus. Hera, esposa de Zeus, cuando se percibió de los favores de Zeus por su hijo, cargo de irá contra el, intento matarlo en varias ocasiones.

 

Sin embargo, Hermes una noche llevo al recién nacido una noche a que mamara de la propia Hera mientras ella dormía, cuando se despertó y descubrió al niño mamando lo separó bruscamente y la leche que se derramó se esparció por el universo y formó la Vía Láctea.

Existe una segunda versión, en la que Hera amamanta a Heracles al encontrarlo en el campo, y este le muerde con fuerza, de forma que la Diosa lo separa con brusquedad produciendo el mismo efecto.

 

Es curioso observar que en la cosmología egipcia o incluso en la escandinava, el origen de la vía Láctea también es un reguero de leche que surge de las mamas de diosas.

 

 

Lógicamente, es difícil determinar en que momento y donde surgió la primera cosmología que utilizó el método científico para describir el Universo.

 

         La naturaleza de la Vía Láctea empezó a ser descubierta con la invención del telecopio hace 400 años por parte del astrónomo Italiano Galileo Galilei. Descubrió que la Vía Láctea está conformada por miles y miles de estrellas.

 

 El problema del tamaño de la Vía Láctea ya interesó a W. Herschel en 1785, que supuso que el Sol estaba dentro de una gran nube de estrellas uniformemente distribuidas. Contando el número de estrellas que podía ver en una dirección determinada podía saber la situación aproximada del Sol. Con este recuento de estrellas él y su hermana Carolina determinaron la forma aproximada de la Vía Láctea.

 

Pero determinado aproximadamente el tamaño de nuestro sistema estelar, existían dudas sobre si ese era todo el universo, o por el contrario existía algo más.

 

El descubrimiento de numerosas nebulosas espirales, ya indujo a filósofos como Kant (1755) a formular la teoría de que existían otros complejos estelares, otros “universos”  (citado en su “tratado de los cielos”).

        

         En 1845, conforme se iban desarrollando telescopios reflectores de más diámetro, Lord Rosse observó nebulosas espirales y nebulosas elípticas.

 

         El descubrimiento de algunas novas en la galaxia de Andrómeda en 1917 por parte de H. Curtis, le indujo a pensar que la nebulosa espiral de Andrómeda se encontraba a una distancia tal que quedaría situada fuera de nuestra galaxia.

 

Mientras, se abría un debate a principios del XX sobre si nuestra Vía Láctea era o no la totalidad del Universo

 

En 1920 y gracias principalmente a las aportaciones de Kapteyn, se sugirió una forma galáctica similar a la de un elipsoide de 15 kilopársec de diámetro con el Sol cerca de su centro. Sin embargo el astrónomo H. Shapley demostró que la Vía Láctea era mucho más grande de lo que creía basándose en un estudio de la distribución de  los cúmulos abiertos y cúmulos globulares .Además de aumentar el tamaño a 70 kilopársec, la figura sugerida era la de un disco plano con el Sol alejado de su centro. Habría que esperar a 1930 para que Trumpler acertara con la forma y tamaño más próximos a los actualmente aceptados

 

Sin embargo, es especialmente significativo el llamado gran debate sobre la naturaleza de la Vía Láctea se produjo en 1920 entre los astrónomos Shapley y Curtis. Curtis afirmaba que las nebulosas espirales eran en realidad objetos extragalácticos y argumentaba la debilidad de las novas observadas en M31.

 

Henrieta Leavitt descubría la relación periodo luminosidad de las estrellas variables cefeidas, y le daba una herramienta perfecta a E. Hubble para que en 1925 pudiera calcular la distancia a NGC 6822 donde había observado la presencia de una cefeida. Efectivamente las nebulosas espirales y elípticas descubiertas eran otros sistemas estelares inmensos, otras galaxias.

 

En 1929 Hubble publicó un análisis sobre la velocidad radial de algunas de las nebulosas extragalácticas, en adelante galaxias, cuya distancia se había podido calcular, demostrando que mayoritariamente presentaban un corrimiento hacia el rojo de sus líneas espectrales. Asumiendo que ese corrimiento se debía a que se estaban alejando, más sorprende fue el hecho que determinara que existía una relación lineal entre el valor de la velocidad y su distancia; cuanto más lejos se situaba una galaxia, más rápidamente parecía alejarse.

 

 Esta ley, conocida como ley de Hubble-Humason (Monte Wilson 1936), o muchas veces sólo como ley de Hubble, tendría una gran importancia para comprender el universo, y en buena parte no sólo sería gracias el ingenio de Hubble, si no a la destreza en las mediciones de los desplazamientos espectrales que Humason obtenía.

 

         En 1936 Hubble propuso un sistema de clasificación de las galaxias, basado en su morfología, que aún hoy en día se utiliza. Se le conoce como el diagrama del diapasón,
que no constituye en principio un diagrama de la posible evolución de las galaxias.

 clasificacion_galaxias

 

         En él, el 70% de las galaxias son elípticas y se denotan por la letra E seguido de una letra entre el 0 y 7 que indica su nivel de achatamiento.

 

Se observó que no eran visibles trazas de gas y polvo y que entre sus estrellas, condensadas en las partes centrales, no se encontraban estrellas brillantes y calientes, sino más bien viejas y frías. Las estrellas jóvenes murieron hace tiempo y no se han formado nuevas generaciones estelares.

 

Las galaxias espirales resultaban ser sólo el 15%, pero sin duda son las más espectaculares por presentar un disco rico en gases y polvo con formación estelar presentando estrellas jóvenes y calientes.

 

Entre las espirales clasificadas en el diagrama del diapasón encontramos las S0 que no muestran brazos (se semejan a las elípticas), las espirales normales Sa, Sb o Sc según el abultamiento central, que constituyen las más comunes entre las espirales, y una minoría llamadas espirales barradas cuya clasificación es SBa, SBb o SBc según desde donde partan los brazos.

 

El resto de galaxias se consideran “Irregulares”.

 

Hablaremos más del Universo, de su origen y de su previsible final el mes que viene.

Publicado bajo la categoría General

2 commentarios a “Un poco sobre el Universo (I)”

  1. mamadas con esto no es lo que busco
    necesito uno de como pensaban los aztecas que se creo el universo

  2. mamadas con esto no es lo que busco
    necesito uno de como pensaban los aztecas que se creo el universo

Deja un comentario

Arriba | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)