Acercaremos el cosmos a los ojos de millones de personas

Astrobloguers

Blog de los aficionados a la Astronomía
Astrobloguers » Entradas de abril de 2009

Migraciones planetarias

En octubre de 1995 los astrónomos Michel Mayor y Didier Queloz saltaron a la fama por descubrir el primer planeta fuera de nuestro sistema solar. El nuevo planeta orbitaba la estrella 51 Pegasi, a 48 años luz del Sistema Solar. Debido a su lejanía, el planeta no era visible de forma directa a través de ningún telescopio y el equipo de astrónomos detectó su presencia midiendo el tirón gravitatorio que provocaba sobre su estrella. Esta influencia gravitatoria se traducía en un minúsculo movimiento oscilatorio de la estrella que podía ser detectado con espectrómetros de alta precisión midiendo la velocidad radial resultante gracias al efecto Doppler. Los medios se volvieron locos: ¡el primer planeta extrasolar de la historia! Sin duda era un gran descubrimiento. Pero había un problema: 51 Pegasi b, como había sido bautizado el nuevo mundo, no podía existir.

Según las mediciones, la masa del planeta era aproximadamente la mitad de la de Júpiter. Es decir, se trataba con toda seguridad de un gigante gaseoso. Pero como todos sabemos, los planetas gigantes se encuentran en nuestro Sistema Solar lejos del Sol. Si estuvieran más cerca, los modelos teóricos sugerían que el aumento de la temperatura resultante ocasionaría la pérdida de su atmósfera -compuesta principalmente por hidrógeno y helio-, por lo que obviamente los gigantes gaseosos sólo se podían formar lejos de sus estrellas.

Pero se ve que 51 Pegasi b no sabía nada sobre modelos de formación planetaria, ya que orbitaba a su estrella a tan sólo 8 millones de kilómetros de distancia. Si tenemos en cuenta que Mercurio -el planeta más cercano al Sol- está situado a más de 45 millones de kilómetros, el asombro de los astrónomos era evidente. Tanto, que en un principio Mayor y Queloz dudaron sobre la veracidad de su propio descubrimiento. Al fin y al cabo, un planeta de este tipo no podía existir y su búsqueda no se centraba en los planetas, sino en las enanas marrones (objetos de transición entre las estrellas y los planetas). Quizás habían pasado por alto algún punto y los errores habían empañado los datos. Sin embargo, los resultados eran tozudos: 51 Pegasi b era real y se encontraba allí donde nadie había pensado que un planeta podía existir. Para alivio de Mayor y Queloz, días después del anuncio del descubrimiento el equipo norteamericano liderado por Geoffrey Marcy y Paul Butler confirmó de forma independiente la existencia de 51 Pegasi b. Al poco tiempo se detectarían planetas con características similares alrededor de las estrellas 47 UMa y 70 Vir. Estos nuevos mundos se denominarían “Júpiteres Calientes” (Hot Jupiters), haciendo honor a su alta temperatura.

Los astrónomos se vieron ante sí con la tarea de explicar cómo podía ser posible que un gigante gaseoso sobreviviese a las enormes temperaturas de las cercanías de una estrella, lo que constituía toda una revolución en los modelos de formación planetaria. De hecho, los primeros modelos que se propusieron no lograron agradar a todos y muchos científicos seguían convencidos de que los nuevos planetas no podían existir. Incluso en una fecha tan tardía como 1997 apareció un artículo en Nature sugiriendo que los nuevos planetas no eran más que pulsaciones estelares que habían confundido a los espectrómetros de los astrofísicos. Pero los descubrimientos se sucedían y los resultados aguantaron todos los asaltos destinados a cuestionarlos. La primera victoria teórica vino de la mano de Alan Ross, quien ya en 1995 publicó un artículo en el que revisaba los modelos de formación planetaria y sugería que los gigantes gaseosos podían formarse a menos de 600 millones de kilómetros. No obstante, este modelo seguía sin explicar las pequeñísimas distancias orbitales observadas en los Júpiteres Calientes.

La explicación final resultó ser mucho más curiosa: los planetas no permanecen a la misma distancia de su estrella desde el momento de su formación, sino que migran, a veces de forma drástica. Un planeta nace a partir del disco de material resultante de la formación estelar, denominado disco protoplanetario. Este disco termina por desaparecer tras la formación de planetas y gracias también al “viento estelar” (un flujo continuo de partículas provenientes de la superficie de la estrella). Se descubrió que estos discos pueden frenar el movimiento orbital de un gigante gaseoso recién formado, ocasionando que su órbita decaiga en espiral hacia su estrella. Esto puede explicar que encontremos gigantes gaseosos situados a distancias muy pequeñas. La cuestión es saber cómo se logra frenar este proceso para evitar que el planeta sea engullido por su sol. Lo cierto es que en algunos casos se supone que los planetas recién nacidos acaban “devorados” por sus propias estrellas víctimas de este frenado. En otros sistemas, las estrellas jóvenes pueden eliminar los discos protoplanetarios gracias a los vientos estelares, eliminando el frenado en los gigantes gaseosos y dejando a los planetas a las distancias que podemos observar en la actualidad.

Ante este escenario de carambolas planetarias, ¿podemos considerar a  nuestro Sistema Solar una excepción? Pues parece ser que no. Aunque obviamente nuestro sistema no tiene ningún gigante gaseoso cerca del Sol, los modelos más recientes apuntan a que Júpiter se formó más lejos de su posición actual, mientras que Saturno, Urano y Neptuno lo hicieron más cerca. Por suerte para la Tierra, el proceso de migración del gigante joviano se frenó antes de que pudiese afectar a nuestro planeta, lo que hace que nos preguntemos cuántos planetas terrestres de nuestra Galaxia habrán corrido peor suerte. Los procesos de migración planetaria no son por tanto una mera teoría abstracta: la misma existencia de nuestro planeta está vinculada a ellos.

Reconstrucción artística de un Hot Jupiter.

Reconstrucción artística de un Hot Jupiter.

Publicado bajo la categoría General

Descubren un planeta con “solo” 2 masas terrestres

Se ha anunciado en el congreso que tiene estos días de la Sociedad Europea de astronomía el descubrimiento del que es, hasta ahora, el planeta más ligero encontrado fuera de nuestro querido sistema solar.

Michael Mayor en el Congreso Estatal de Astronomía en Huesca

Michael Mayor en el Congreso Estatal de Astronomía

Michael Mayor, astrofísico de la Universidad de Ginebra (y que trabaja en exoplanetas, el satélite Corot, etc…) ha anunciado hoy el descubrimiento del planeta más ligero descubierto fuera de nuestra vecindad planetaria. Este planeta, perteneciente al sistema Gliese 581 es ya un viejo conocido de los astrofísicos. Este planeta de hecho es catalogado como “e”, es decir, el cuarto (a es la estrella), Gliese 581 e. Quédense con el nombre porque dará que hablar. Así mismo han refinado los cálculos de su compañero de sistema, Glisese 581d y… ¡oh! .. resulta que se encuentra dentro de la zona habitable (condiciones óptimas para la vida, agua líquida…) del sistema. Todo esto ha sido posible gracias al ESO (Observatorio Austral Europeo), tras 4 años de trabajo continuado en exoplanetas y gracias también al espectrógrafo HARPS que se encuentra instalado en el telescopio de 3.4 metros en La Silla. En palabras de Michael Mayor, cada día están más cerca del “santo grial”

The holy grail of current exoplanet research is the detection of a rocky, Earth-like planet in the ‘habitable zone’ — a region around the host star with the right conditions for water to be liquid on a planet’s surface

Gliese 581 es una estrella localizada en la constelación de Lira a unos 20.5 años luz y su planeta “e” da una vuelta en torno a la estrella en apenas 3.15 días. Desgraciadamente se encuentra demasiado cerca de la zona caliente como para albergar/suponer/condicionar un desarrollo de vida tal y como tenemos en la Tierra. El planeta que ha sido “movido” a la zona habitable es un planeta tipo Neptuno. Con todo esto Gliese 581 cuenta ya con su sistema planetario del que conocemos 4 miembros, Gliese 581 b tiene 16 masas terrestres, c 5 masas terrestres y de 7 masas terrestres. En cuanto a Gliese 581 d, el planeta puesto en zona habitable, se espera que esté cubierto por un océano (de agua o de algún otro elemento, como el metano en Titán).

Comparación de los sistemas del Sol y Gliese 581, la zona azul corresponde a la zona habitable.

Comparación de los sistemas del Sol y Gliese 581, la zona azul corresponde a la zona habitable. Copyright de la ESA.

It is amazing to see how far we have come since we discovered the first exoplanet around a normal star in 1995 — the one around 51 Pegasi,” says Mayor. “The mass of Gliese 581 e is 80 times less than that of 51 Pegasi b. This is tremendous progress in just 14 years.

Como dice Mayor, si en 14 años hemos reducido la masa detectable 1/80, ¿cuánto falta para poder anunciar el descubrimiento de un exoplaneta como la Tierra?. Sea cuando sea cambiará el rumbo de la historia.

Impresión artística de Gliese 581 e

Impresión artística de Gliese 581 e

Fuente: Nota de presna de la ESA y Cuaderno de bitácora estelar

Publicado bajo la categoría Exoplanetas, General, Historia de la astronomía, Planetaria
Etiquetas:

Diarios de Observación Astronómica 26/04/08

En esta ocasión repasamos la experiencia de la salida de observación que vivimos hace un año los miembros del Grupo de Iniciación a la observación de la Agrupación Astronómica de Madrid (España). Un resumen para motivar a nuestro público a disfrutar en vivo y en directo de esta ciencia tan especial. Ahí va…

Un breve resumen para contaros como fue la improvisada salida del Grupo IO a El Valladar, ya que a pesar de las previsiones nos llegamos a juntar 8 personas en la zona de observación. Se notaba que había ganas, con este invierno y primavera tan accidentado de noches claras. Esta vez llegamos bien pronto y más Ángel, que según nos comentaba llevaba dando vueltas desde las 5 de la tarde. A las 19:45 las presentaciones, charlas y comenzamos a sacar el material de los coches para iniciar el montaje, en un acto de fe tremendo ya que el cielo estaba blanco de nubes altas y la cosa no parecía mejorar. De todas formas, la puesta de Sol prometía ser muy interesante y así fue. Una de las grandes ventajas de llegar pronto a la zona de observación fue el poder disfrutar del precioso paisaje que nos rodeaba y esa puesta de Sol que fue dejando un color rosado en todo el cielo hasta que se puso tras el horizonte. En cuestión de 30 minutos la temperatura bajó 10 grados, quedándonos en 14 la primera parte aunque nunca desdendió por debajo de 7 grados. Parecía que estaban esperando a que se atenuara la luz para que todos los insectos ruidosos comenzaran su particular orquesta nocturna, ¡qué volumen!. Menos mal que en cuestión de 30 o 40 minutos decidieron dejarlo. Si la situación no hubiera cambiado, sin duda unas aspirinas hubieran pasado a formar parte de nuestro equipo astronómico. Lo que si está claro es que las previsiones metereológicas, no son muy fiables hasta casi el momento en que tienes que ponerte en marcha para salir hacia el lugar de observación. A partir de las 22:00 horas el cielo se fue limpiando paulatinamente, al contrario de lo que en principio se esperaba, quedando sobre las 23:00 una noche medio decente, sin nubes visibles aunque con una transparencia bastante deficiente. No obstante aprovechando la sorpresa y la situación, astronómicamente hablando la salida no fue en vano porque conseguimos realizar observaciones muy interesantes incluso a algunas galaxias y cúmulos. Sorprendente también como siempre, el magnífico Saturno, que esta noche no sabemos por qué pero se presentaba particularmente nítido, muy fácil de enfocar con una imagen bastante estática a pesar de las condiciones.

Cada uno de nosotros bien metidos en tareas, todas distintas pero complementarias que nos permitieron aprender teoría y práctica. Ángel un hacha buscando objetos a mano con su Celestron, fue el único que no tuvo problemas con el Go-To. Quino se aventuró a realizar algunas fotografías situando la cámara sobre el telescopio (piggyback); ya nos dejará ver los resultados. Maribel y Gloria Fdez. practicando la observación con prismáticos (recordad, para la próxima una esterilla). Vicente realizando observaciones fascinantes de cielo profundo gracias a la excelente calidad que obtiene con su Taka y eso que la noche no estaba muy bien. Pablo se merece un aplauso por la insistencia y perseverancia para intentar poner en estación y alinear correctamente su Celestron, debimos intentarlo media docena de veces (o más) y al final estuvo medio decente, sin embargo es probable que el desajuste se deba a que necesite una calibración de motores. Estoy seguro que para la próxima quedará perfecto.

Aguantamos hasta la hora programada, comenzando a recoger a la 1:00 y saliendo del lugar de observación a la 1:30 con una noche mucho mejor de la que desde luego pensábamos encontrar.

Adjunto fotografía de los miembros del grupo que nos aventuramos a salir. Un saludo.

Miembros del Grupo-IO - Salida de observación del 26 de abril de 2008

Miembros del Grupo-IO - Salida de observación del 26 de abril de 2008

Fernando Fdez.

http://astrocosmos.es

Publicado bajo la categoría General

El Universo en 500 palabras

Prepárate para subir a una montaña rusa. Vamos a intentar resumir en quinientas palabras la historia y organización del Universo. Quizás te marees un poco, pero no te preocupes.

Según la teoría del Big Bang, el Universo comenzó hace 13.700 millones de años en una gran explosión. Era infinitamente pequeño y denso. Ahora es increíblemente grande y vacío. En el Universo primigenio solo existían el hidrógeno y helio, los átomos más simples. El Cosmos está gobernado por fuerzas: unas actúan a escala microscópica y otras a escala macroscópica. A escala microscópica, explican que protones, neutrones y electrones formen átomos. A mayor escala dominan el magnetismo y la gravedad. Cualquier fenómeno que conozcas se explica mediante la combinación de cuatro fuerzas y varias partículas. Según se fue expandiendo el Universo, los átomos se combinaron para formar elementos más complejos y éstos a su vez formaron los objetos celestes.

Para explicarle a un extraterrestre dónde vives no le valdría con tu dirección postal. Tendrías que describirle que habitas un planeta rocoso, el tercero en distancia que orbita al Sol. Alrededor del Sol orbitan otros planetas rocosos y gigantes gaseosos como Júpiter. También hay otros cuerpos más pequeños, como los satélites, los cometas y los asteroides. El Sol es una estrella mediana y está situada en uno de los brazos espirales de la Vía Láctea. La Vía Láctea es una galaxia con forma de huevo frito compuesta por 400 mil millones de estrellas. Hay otros muchos objetos en una galaxia: nubes de gases donde nacen nuevas estrellas, cúmulos globulares compuestos por miles de estrellas y un superagujero negro en el centro de la galaxia. La Vía Láctea y la Galaxia de Andrómeda son las dos galaxias más importantes del Grupo Local de Galaxias. El Grupo Local es uno de los 100 grupos que conforman el Supercúmulo de Virgo. Y este supercúmulo es tan solo uno de los millones de supercúmulos que hay en el Universo.

La mayor parte del Universo está vacío. Las distancias que hay de un objeto a otro son inmensas. Si el Sol tuviera el tamaño de una pelota de fútbol y la situáramos en Madrid, la estrella más cercana, Proxima Centauri, estaría más o menos en Nueva York. Las distancias en astronomía se suelen medir en años luz y equivale aproximadamente a diez billones de kilómetros: 10.000.000.000.000 km.

  • La estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri, está a 4 años luz.

  • El  centro de la galaxia está a 30.000 años luz del Sol.

  • Nuestra galaxia, la Vía Láctea tiene un diámetro de 100.000 años luz.

  • La Galaxia de Andrómeda está a 3.000.000 de años luz.

  • El Cúmulo de Virgo, con 2.000 galaxias y perteneciente a nuestro Supercúmulo, está a 60 millones de años luz.

En resumen, en nuestra galaxia hay literalmente millones planetas orbitando a cientos de millones de estrellas. Y en el Universo hay miles de millones de galaxias, con sus cientos de millones de estrellas, y sus respectivos cientos de millones de planetas. ¿En cuántos de ellos se ha desarrollado la vida? ¿Y vida consciente? ¿Cuántos Galileos habrán usado hoy por vez primera un telescopio en remotas civilizaciones? ¿Cuántas galaxias habrán sido colonizadas por ingenios artificiales? ¡Lástima que estén tan lejos para saberlo!

Publicado bajo la categoría Cosmología, General

Construyendo telescopios caseros en la Universidad de Oviedo

cristalesDurante toda la Semana Santa un grupo de alumnos de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Oviedo participamos en un taller de construcción de telescopios. Nuestro objetivo era construir cada uno un telescopio reflector tipo Newton partiendo prácticamente de 0. Al final de la semana teníamos un telescopio para cada uno y un telescopio que quedó para la facultad, en total, 14 tubos ópticos. Y como seguro que os preguntaréis cómo fue todo el proceso de construcción, os voy a contar qué fuimos haciendo para poder construir nuestro propio telescopio casero en tan solo 5 días (32 horas).

Seguir leyendo »

Publicado bajo la categoría Instrumentación
Etiquetas: , , ,

Astropunts; Una iniciativa astro-turística en Castellón

En 1991 se inauguraba en el Grao de Castellón el primer Planetario de la comunidad Valenciana, el quinto del estado español y en aquel momento el más moderno. Con esta iniciativa, nuestra provincia se situaba en la cabeza para la divulgación de las ciencias y en concreto de la astronomía.

 

Pero un planetario tan sólo es un magnifico simulador del cielo que le confiere un potencial didáctico excelente, pero no la posibilidad de observar el cielo real y las maravillas que esconde. De hecho sería inviable instalar un observatorio junto a las instalaciones del planetario por la acusada polución lumínica que sufren nuestras ciudades, de la que Castellón, por desgracia no está exenta.

 

Construir un observatorio astronómico con la finalidad tanto de investigación como de utilidad pública ha sido un sueño acariciado por Sociedad Astronómica de Castellón en varias ocasiones, pero la fuerte inversión económica, la complejidad de elegir una ubicación en el interior, lejos de las luces urbanas, y materializar un proyecto de explotación adecuado, ha provocado que de momento tan sólo sea un proyecto por materializar.

 

Sin embargo la Asociación Portmader, una asociación gestora de la iniciativa comunitaria Leader Plus en 31 municipios de Els Ports-Maestrat, contempló la posibilidad crear unos “Puntos de Observación Astronómica; ASTROPUNTS” aprovechando la calidad del cielo del interior de nuestras comarcas,  como un proyecto más que ayude a culminar los objetivos de la asociación, que no son otros que el desarrollo integral, armónico, sostenido y endógeno de las comarcas del Els Ports-Maestrat.

 

La iniciativa de construir estos observatorios astronómicos, tiene la finalidad de fomentar el aumento de actividades de turismo rural dirigido a los amantes de la naturaleza y la ciencia. Para la localización de los puntos de observación Astronómica, además de la situación estratégica del enclave, también se han seguido criterios de proximidad a alojamientos rurales o poblaciones, así como su interés como iniciativa para fomentar el desarrollo rural en general.

 

 La iniciativa, pionera en nuestro estado, se ha materializado finalmente con la construcción de cuatro observatorios astronómicos, todos ellos idénticos,  en Morella, Culla, Todolella y Vistabella, todos ellos en puntos altos.

astropuntsastropunts_2 

El proyecto ha sido supervisado por el técnico de Portmader Teudo Sangüesa Milián, y la inversión con la que se ha contado ha sido de 100.000 euros y se ha invertido mayoritariamente en un instrumental de excelente calidad.

 astropunts_1

Entre el instrumental destacan los cuatro telescopios refractores apocromáticos de la prestigiosa marca Astrotech A&M con óptica TMB de 130 milímetros de abertura y 1200 mm de distancia focal F:9, sobre monturas ecuatoriales computerizadas modelo Eq6.

 

 Además se complementa con diferentes accesorios que permitirá desde variar la potencia del telescopio, observar las protuberancias del Sol de forma segura, hasta permitir realizar astrofotografía.

 astropunts_3

Las cúpulas son de construcción artesanal, de forma que se ha evitado un desembolso excesivo a costa de gran ingenio de diseño. La apertura se consigue mediante el desplazamiento en dos partes del habitáculo mediante unos raíles.  El aforo de cada observatorio es de entre 8 y 10 personas aproximadamente.

astropunts_4 

La explotación de los observatorios ha sido cedida a los ayuntamientos de las diferentes localidades, de forma que son las diferentes corporaciones locales las que ahora se encargarán de ofertar la actividad a colegios, asociaciones culturales y público en general, con la supervisión de una plantilla de monitores ya seleccionada.

 

Tras un periodo de calibración, el observatorio de Todolella fue inaugurado el pasado mes de noviembre contando con la asistencia de el Director General de Turismo de Interior de la Generalitat Agustín Grau y el presidente de la Asociación Portmader Alfredo Querol.  Por otra parte la inauguración de el de Vistabella ha sido realizada el pasado  9 de febrero de 2008 con una conferencia a cargo del Dr. Juan Fabregat, y el de Morella, previsiblemente el centro más activo, fue realizada el pasado mes de agosto y ya ha participado en las “100 horas de astronomia” dentro del proyecto IYA2009.

 

Se espera que en los próximos meses, todos los castellonenses y visitantes puedan disfrutar de una actividad cultural más, que fomente el turismo del interior de nuestra provincia y nos acerque un poco más a la belleza de los astros.

Publicado bajo la categoría Agrupaciones de tu provincia, Astronomía en la vida cotidiana, Enclaves astronomicos, General, Instrumentación, Observatorios de tu provincia, Turismo Astronómico

La luz de Leonardo

Hola a todos, para continuar fomentando tanto la observación de la Luna como el estudio de los primeros pasos que se daban en la astronomía, proponemos visitar asíduamente la página LPOD. El pasado 3 de abril, Patricio Domínguez logró su cuarta LPOD, en esta ocasión nos ilustra con una fotografía de la luz cenicienta en la Luna y los comentarios que su observación le mereció al gran Leonardo da Vinci. Nos cuenta:

El Códice de Leicester, escrito entre 1506 y 1510, por el gran pensador, artista y científico Leonardo da Vinci incluye una página titulada “De la Luna: ningun cuerpo sólido es más ligero que el aire” donde propone que la Luna tiene atmosfera y oceanos y que por tener esa gran superficie de agua, la Luna refleja muy bien la luz del Sol. Además, a la inversa, la Luna es iluminada por el reflejo del Sol en los oceanos de la Tierra.

La interpretación de Leonardo era parcialmente erronea. Ahora sabemos que la Luna es un mundo seco, sin agua y que el reflejo de la Luz del Sol en la Tierra, tal y como hemos visto en las diferentes misiones espaciales, se produce en las capas superiores de las blancas nubes, no en la superficie de los oceanos que desde el espacio aparecen oscuros. Sin embargo, de manera muy intuitiva, Leonardo comprendió el fenómeno.

La luz cenicienta de la Luna es la luz solar que nos llega despues de haya sido reflejada dos veces: una primera vez en la superficie iluminada de la Tierra (principalmente de sus nubes) y una segunda vez en la misma superficie de la Luna. Cada vez que la Luz es reflejada su intensidad se atenúa ya que parte de la luz es absorbida por las superficies que la reflejan. Esta imagen la he tomado a ultima hora del atardecer con una exposición de 2,5 segundos, también realicé otras tomas con diferentes exposiciones. Aquellas que tienen entre 1/60 y 1/150 de segundo muestran una exposición similar en la región iluminada por el sol. Consecuentemente, la luz cenicienta es unas 150-300 veces más ténue que la luz del creciente.

La foto la tomé desde casa
29 de marzo de 2009 19:11:43 UT
William Optics FLT 110 f/7; montura Celestron CGE y Canon Eos 20D.
ISO100 2,5s

Códice de Leicester

http://en.wikipedia.org/wiki/Codex_Leicester

Códice de Leicester, Exposición en el American Museum of Natural History, Nueva York:

http://www.amnh.org/exhibitions/codex/2A2r.html

Publicado bajo la categoría Fotografía Astronomica, Historia de la astronomía

Nuevos cometas para el AIA C/2009 E1 Itagaki – C/2009 F6 Yi-SWAM

Con el Año Internacional de la Astronomia han llegado dos nuevos cometas que pueden ser observados visualmente.

P/2009 E1 – Itagaki: Las IAUC 9026 y 9027 informaron del descubrimiento de un nuevo cometa. El 14 de Marzo Koichi Itagaki (Japón) halló el cometa en imágenes tomadas con un telescopio de 0.21 m., estimandole magnitud 12.8. Los elementos orbitales parabólicos preliminares del cometa nos indican que su perihelio será el 7 de Abril , a una distancia de 0.61 UA.

C/2009 F6 Yi-SWAN: La IAUC comunicó el descubrimiento de un nuevo cometa, el C/2009 F6 – SWAN. El 29 de Marzo se tectecto la presencia de un objeto en imágenes ultravioletas del instrumento SWAN del SOHO, en días posteriores varfios observadores pudieron confirmar la existencia del cometa. Entre estas confirmaciones estaba la de Juan José González, que el 6 de Abril, desde las montañas de Burgos, pudo hacerle una estimación visual de m1=8.2 y coma de 6′ , con un reflector de 15 cm., y m1=8.1 con binoculares 25×100. Posteriormente la IAUC 9035 informa de la existencia de un informe previo al reportado por las imágens del SWAN. En realidad el cometa había sido descubierto por Dae-am Yi (Coréa) en imagens obtenidas el 26 de marzo, estimando una magnitud de 12.5. Los elementos orbitales parabólicos preliminares indican que el cometa pasará por el perihelio el 8 de mayo, a una distancia de 1.3 UA.

Imagen del coemta Yi-SWAN tomada desde el Obs. Montcabrer - MPC 213

Imagen del coemta Yi-SWAN tomada desde el Obs. Montcabrer - MPC 213

Publicado bajo la categoría Cuerpos Menores

Visita al Observatorio Real de Bélgica

El Observatorio Real de Bélgica (ROB) fue creado en 1826 siendo su primer director Adolphe Quetelet (1796-1874). Inicialmente se encontraba en el centro de Bruselas, pero en 1876 a la vez que se nombró como sucesor del primer director a Houzeau se realizó el traslado del Observatorio de su lugar original de Saint-Josse-ten-Noode a donde se encuentra ahora, en las afueras de Bruselas, junto con el Instituto Real de Meteorología y el Instituto de Aerodinámica Espacial de Bélgica.

En el Observatorio, además de realizarse una labor investigadora de vanguardia (en colaboración con grandes observatorios internacionales como el Observatorio Europeo del Sur, ESO) también están al frente de la labor divulgadora tanto desde el Planetario de la ciudad de Bruselas como con las visitas guiadas que el público puede realizar al Observatorio. Multitud de eventos son organizados desde el ROB con el fin de exponer a la gente los avances de la astronomía: observaciones con algunos de los telescopios del ROB, eventos especiales como el tránsito de Venus de 2004, cursos y seminarios de divulgación científica, etc…

Nosotros contactamos con el ROB a través de su página web, http://www.astro.oma.be/ . Aprovechando nuestras vacaciones en Bélgica en septiembre de 2004, decidimos intentar concertar una visita en el ROB y gracias al astrónomo Dr. Jan Cuypers pudimos conseguir una cita. Muy amablemente Jan nos guió en una visita privada por todos los departamentos del ROB. Desde los distintos observatorios hasta el museo, las páginas de la historia se veían reflejadas por todos sus pasillos. Desde aquí nuestro agradecimiento a Jan por el tiempo tan valioso que nos dedicó.

Algunos de los observatorios ubicados en los jardines del Real Observatorio de Bélgica
Algunos de los observatorios ubicados en los jardines del Real Observatorio de Bélgica

Actualmente en el ROB se trabaja en varios campos de la Astrofísica y de la Geofísica, aunque pocos son ya los telescopios que están en uso, entre otras cosas por la contaminación lumínica y también por su tecnología que se ha quedado un poco anticuada. Uno de los telescopios que goza de mejor salud es el solar, pues desde el ROB se observa diariamente el Sol.

LA FÍSICA SOLAR

La física solar es una disciplina en plena expansión en el ROB. Las observaciones de la fotosfera solar se realizan diariamente desde hace 30 años. El Solar Influences Data analysis Center (SIDC) que tiene su sede en el ROB juega un papel importantísimo a nivel europeo y mundial. Además de calcular el Indice de Manchas Solares el SIDC también se encarga de proporcionar el pronóstico del tiempo en el espacio, esta es una nueva ciencia interdisciplinar. La actividad solar, que varía de ciclo en ciclo, puede haber tenido un impacto importante en la evolución climática en la Tierra y el SIDC proporciona pronósticos y advertencias que pueden ayudar a identificar y anticipar las influencias solares.

Nosotros tuvimos la suerte de visitar el departamento de física solar y ver el telescopio con el cual toman las imágenes diarias. Además nos contaron que desde este departamento centralizan los datos del número de Wolf enviados desde todos los países de Europa. El Grupo Astronómico Silos de Zaragoza (GAS) hace algunos años también participó durante un periodo de tiempo bastante largo en estas observaciones. Para nosotros saber que nuestros datos estaban guardados en sus archivos fue todo un orgullo.

Telescopio de observación solar
Telescopio de observación solar

Aunque los cielos de Bruselas tienen bastante contaminación lumínica esto no afecta a la observación solar que se realiza de forma continua en el ROB. De todos modos las observaciones tratan de realizarlas por la mañana que es cuando la atmósfera tiene mayor calidad y la polución todavía no se ha levantado demasiado. Pero desgraciadamente los cielos de esta ciudad están muy frecuentemente cubiertos de nubes. El telescopio que usan es un refractor de 150 mm y una distancia focal de 2400 mm. La montura es ecuatorial y todo está motorizado. Además de recogerse imágenes a través de una CCD, también se hace proyección obteniéndose un circunferencia solar de 25 cm de diámetro y una resolución de 2 segundos de arco, la mejor si tenemos en cuenta la limitación del seeing de la atmósfera.

Como anécdota nos contaron que para calcular la constante de normalización del número de Wolf entre los distintos observadores de los que reciben datos, utilizan como patrón o referencia los datos enviados por un observador casi centenario.

EL TRÁNSITO DE VENUS

Juan-Charles Houzeau siempre fue muy activo en el ámbito de la astronomía y nunca dejó de aportar resultados de sus observaciones y sus investigaciones a la Academia Real de Bélgica. Entre otras cosas viajó a Panamá y Perú para completar su famoso atlas estelar publicado bajo el nombre de Uranometria general. También fue el organizador de las expediciones belgas para la observación del tránsito de Venus de 1882. Él mismo dirigió una observación desde San Antonio (Texas) mientras que el astrónomo Louis Niesten conducía una misión similar en Santiago de Chile.

Houzeau ya propuso la observación del tránsito de Venus con la ayuda de unos heliómetros desde dos lugares distantes para el tránsito de 1874 pero Bélgica en esos momentos no estaba en condiciones de organizar dichas expediciones. Estos proyectos pudieron concretarse para la observación del tránsito siguiente en 1882. Bélgica organizó entonces dos expediciones que se dotaron cada una con un heliómetro especialmente construidos para la observación de este fenómeno según los planes del astrónomo belga Louis Niesten por la empresa Grubb de Dublín.

El heliómetro

Un heliometro consiste en un telescopio cuyo objetivo está dividido en dos mitades por su diámetro. Estas dos mitades yuxtapuestas pueden resbalar una sobre la otra. Este instrumento se utiliza generalmente para medidas del diámetro del Sol pero también pueden realizarse otras medidas, como fue el caso de las observaciones del tránsito de Venus. La gran ventaja de este dispositivo era que no se limitaba a un simple cronometraje de los tiempos de principio y final del tránsito, sino que tales medidas podían efectuarse durante toda la duración del fenómeno. Así finalmente se obtenía una medida precisa de la duración del trayecto de Venus sobre la totalidad del disco solar. Cuando se podían comparar estas medidas con otras medidas similares efectuadas desde otro lugar de la Tierra, se podía calcular en primer lugar el paralaje, y deducir a continuación un valor de la distancia Tierra-Sol. Este último constituía el objetivo principal de las expediciones organizadas en distintos puntos del mundo para la observación del tránsito de Venus.

Uno de los dos heliómetros se transformó en un instrumento fotográfico y se le perdió la pista. El objetivo del otro se guardó en un antiguo museo y se encontraron algunas partes de este heliómetro en los sótanos del Observatorio. Los objetivos se conservaron juntos en el museo y también la pantalla de proyección. Sin embargo no se encontraron los montajes que garantizaban la conexión entre el pie del instrumento y el tubo del telescopio y permitían el seguimiento del Sol sobre el cielo durante la duración de la observación.

Lente y pantalla del heliómetro

Lente y pantalla del heliómetro

Este pasado tránsito de Venus también fue observado con el único heliómetro que aún se conserva. En esta ocasión no se organizó ninguna expedición al nuevo mundo, pero ello no impidió que el viejo heliómetro trabajase a pleno rendimiento más de un siglo después.

Tubo y montura azimutal del heliómetro

Tubo y montura azimutal del heliómetro

ALGUNOS TRABAJOS DESARROLLADOS EN EL ROB

El Dr. Jan Cuypers trabaja dentro del ROB en el departamento de Astrofísica, más concretamente en la sección donde se estudia la dinámica y composición de estrellas cercanas. Su herramienta de estudio es fundamentalmente la Asterosismología, rama de la Astronomía que estudia el interior de las estrellas pulsantes, ya que la interpretación del espectro de frecuencias de vibración de estas estrellas da información de cómo es dicho interior.

Cuypers ha realizado multitud de estudios sobre estrellas. Quizás habría que destacar su investigación en estrellas tipo B y estrellas Beta Cephei. Las primeras se caracterizan por ser muy masivas, entre 3 y 30 masas solares, y por morir transformándose en supernovas, lo que hace interesante estudiar su composición química. Las Beta Cephei son estrellas que están abandonando la secuencia principal sufriendo una lenta expansión lo que conlleva variaciones de brillo y del periodo de pulsación que resultan muy interesantes para completar las teorías de evolución estelar. En general sus estudios se han basado en la detección y análisis del periodo de estrellas variables usando espectroscopia y datos fotométricos, incluyendo las observaciones realizadas por el satélite Hipparcos.

Creemos interesante comentar que en el ROB también se llevan varios temas de investigación en los que los astrónomos amateur tienen una participación muy importante. En gran cantidad de casos las magnitudes de las estrellas que se observan son alcanzables por los telescopios no profesionales, de modo que es posible contribuir haciendo fotometría en varios de los programas que desarrollan astrónomos del ROB. Un ejemplo claro es el de las estrellas variables tipo Delta Scuti. Estas estrellas son pulsantes con una curva de luz que varia de amplitud cíclicamente en el tiempo y donde se observan pulsaciones de distintas frecuencias, radiales y no radiales. La necesidad de observarlas de la manera más continuada posible, para obtener las frecuencias de oscilación de la forma más clara posible, es lo que conduce a que los programas de observación se organicen a nivel internacional de manera que la estrella en estudio esté siendo observada en todo momento por algún observatorio en el mundo. De esta forma se consiguen identificar mejor las frecuencias de oscilación. Un ejemplo de esta colaboración es la efectuada por el astronómo amateur Joaquín Vidal, quien observó desde su Observatorio de Monegrillo (Zaragoza) la estrella V350 Peg. Del estudio que se hizo con los datos fotométricos obtenidos resultó una publicación en Astronomy and Astrophysics (1).

Observación desde el ROB del último tránsito de Venus

Observación desde el ROB del último tránsito de Venus

REFERENCIAS

(1)Vidal-Sainz, J., Wils P., Lampens P., Garcia-Melendo, E., The multiple frequencies of the delta Scuti star V350 Peg, Astronomy and Astrophysics 394, 585 (2002).

Publicado bajo la categoría General, Investigación Amateur, Sol, Turismo Astronómico, Visitas
Etiquetas: , , , , , , , , , ,
Arriba | Entradas (RSS) | Comentarios (RSS)